La Comunidad dará "facilidades" para evitar el cierre de Coca-Cola en Fuenlabrada

El Gobierno de Madrid se reúne con la multinacional y con trabajadores para evitar el ERE

Trabajadores de Coca-Cola acampan a las puertas de la nave de Fuenlabrada

Convocan este viernes una concentración frente a la sede social del grupo

El PSOE dice que la llamada de Simancas a no consumir Coca-Cola es "a título personal"

madrid

| 04.02.2014 - 13:32 h
REDACCIÓN

El Gobierno de la Comunidad de Madrid está manteniendo reuniones periódicas con la empresa y el comité de empresa de Coca-Cola con el fin de hacer "todo lo posible" para evitar el cierre de la planta embotelladora Casbega en Fuenlabrada, incluida en un ERE que afectaría a 1.250 trabajadores en toda España.

La consejera de Empleo, Ana Isabel Mariño, lo ha indicado así tras la reunión que ha mantenido hoy martes con el comité de empresa de Coca-Cola, que, según ha dicho, demuestra una "actitud muy positiva" y "quiere negociar" con la compañía cualquier fórmula que impida el cierre de la planta de Fuenlabrada, una de las cuatro afectas por el ERE a nivel nacional.

Mariño, que también tuvo un encuentro con la empresa el pasado viernes, ha transmitido a los representantes de los trabajadores que el Gobierno de Madrid "les va a apoyar al cien por cien" ya que consideran que la fábrica de Fuenlabrada "no debe cerrarse porque los trabajadores están en absoluta disponibilidad para llegar a cualquier acuerdo con la empresa".

Ha admitido que el Gobierno regional ha puesto sobre la mesa algún tipo de solución o propuesta que podría ser consensuada por ambas partes, aunque ha preferido "no adelantar acontecimientos ni decir cosas que puedan perjudicar las negociaciones".

La consejera ha subrayado que la competencia de este ERE está en manos del Ministerio de Trabajo que es al que corresponde determinar su legalidad y que el Gobierno regional solo trata de mediar entre las partes para evitar el cierre de la planta de Fuenlabrada y conservar los puestos de trabajo.

Por eso, ha anunciado que volverá a reunirse esta misma semana con los representantes de la compañía porque el Gobierno regional mantiene "un contacto absoluto" tanto con el comité como con la empresa y que apoya a ambos, siempre defendiendo la permanencia de la fábrica en la Comunidad de Madrid.

También ha confesado que ignora si al final acabará cerrando Casbega en Fuenlabrada, porque, ha dicho, "parece que la empresa aparentemente lo tiene decidido", pero ha asegurado que aún "hay tiempo para negociar" y evitar que se pierdan cientos de puestos de trabajo en la Comunidad.

"Desde el Gobierno de Madrid vamos a hacer todo lo posible para que eso no se produzca", ha aseverado la consejera, que ha reconocido que la última palabra la tiene la empresa pero, ha añadido: "desde luego a nosotros también nos van a escuchar".

Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha destacado que desde la Comunidad se darán "facilidades" para evitar el cierre de la fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada y ha destacado que se está "en contacto permanente" con la empresa Iberian Partners y con los trabajadores. "Estamos en contacto permanente con los trabajadores y la empresa", ha señalado el consejero madrileño.

Tras precisar que la Comunidad de Madrid no es competente en el ERE, ha indicado que se está hablando con la empresa para conocer cuáles son las causas económicas que generan que se proponga el cierre. "Por supuesto, desde la Comunidad vamos a darles facilidades y hablar con ellos por si se pudiera cambiar esa decisión, que para nosotros sería lo mejor, y también trabajaremos para que los trabajadores reciban todos sus derechos", ha subrayado.

ACAMPADA DE TRABAJADORES A LAS PUERTAS DE LA FACTORÍA

Un grupo de trabajadores de Coca-Cola está acampado desde anoche a las puertas de la fábrica de Fuenlabrada como medida de protesta contra el cierre de la planta, una reivindicación que van a mantener, aseguran, "aunque se consuma el cierre, para evitar su desmantelamiento".

Varias tiendas de campaña pequeñas y una grande y un enorme toldo para combatir las condiciones meteorológicas adversas (facilitado por el Ayuntamiento de Fuenlabrada) forman parte del paisaje a la entrada de la planta de Coca-Cola fuenlabreña, en el polígono Nuestra Señora del Remedio.

Unas 30 personas están acampadas a la entrada de la fábrica, que se alternan en turnos de diez o doce compañeros por las noches, pese a las bajas temperaturas, para que siempre haya una presencia de trabajadores en la zona.

El portavoz de CCOO en la planta de Casbega (una de las embotelladoras de Coca-Cola) en Fuenlabrada, Juan Carlos Asenjo, ha explicado que el objetivo es demostrar a la compañía que van a "resistir" y mostrar su rotunda oposición al cierre de una fábrica que "solo en Madrid ha obtenido 180 millones de euros en beneficios entre 2010 y 2012".

"Durante el día, si no hay labores de piquetes informativos, llegamos a estar 150 personas frente a la fábrica, las correspondientes a cada turno de trabajo (se encuentran en huelga indefinida desde el 31 de enero)", según Asenjo.

El representante sindical ha asegurado que, aunque el 28 de febrero (día anunciado por la dirección) el cierre de la planta de Fuenlabrada se hiciera efectivo, van a continuar acampados "para impedir que saquen nada, ni se lleven líneas de producción, ni vacíen nada, porque su objetivo será desmantelar esto".

Los trabajadores de Coca-Cola Iberian Partners de todas las plantas del país han convocado para este viernes a las 11.30 horas una concentración frente a la sede social del grupo en Madrid, ubicada en el Paseo de la Castellana 259, según ha informado UGT en un comunicado.

Coca-Cola Iberian Partners anunció el 22 de enero un Expendiente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.250 trabajadores, con más de 700 despidos y cerca de 500 recolocaciones, lo que provocaría el cierre de las plantas de Asturias, Mallorca, Alicante y Fuenlabrada, única fábrica en Madrid, en la que trabajan 570 personas.

SIMANCAS DICE QUE LOS DIPUTADOS SOCIALISTAS NO CONSUMIRÁN COCA COLA HASTA QUE NO SE GARANTICEN LOS EMPLEOS Y EL PSOE PRECISA QUE ES UN MENSAJE "A TÍTULO PERSONAL"

La dirección del Grupo Socialista ha salido al paso asegurando que no ha dado ninguna instrucción a sus diputados para no consumir Coca-Cola mientras se mantenga la amenaza de despidos en la multinacional y ha subrayado que el anuncio lanzado en ese sentido por su portavoz de Fomento, Rafael Simancas, es un mensaje "a título personal".

Tras participar en una reunión con representantes de los trabajadores de Coca-Cola a raíz del ERE anunciado en la filial española, que supone el cierre de cuatro fábricas, el socialista Rafael Simancas ha asegurado que los diputados del PSOE no consumirán este hasta que no se garantice el mantenimiento de los 1.250 puestos de trabajo amenazados. "Diputados socialistas no consumiremos Coca-Cola hasta que no se garanticen sus empleos", ha escrito Simancas en la red social Twitter, utilizando las etiquetas "CocaColaenlucha" y "CocaCola0despidos".

Desde la dirección parlamentaria del PSOE han precisado que el mensaje de Simancas se enmarca en la esfera de lo personal porque el Grupo Socialista no ha tomado ninguna decisión en ese sentido.

A lo que se han comprometidos los socialistas con los sindicatos de Coca-Cola Iberian Partners es a "presionar" al Gobierno para que evite esta medida. Además, han anunciado que apoyarán en la calle a los trabajadores en la manifestación que han convocado para el próximo 15 de febrero.