La Cámara de Cuentas observa irregularidades en la creación de Calle 30

El Ayuntamiento lo tomará en consideración en la comisión de investigación sobre el modelo de gestión de esta empresa mixta

Túneles de la M-30

madrid

| 03.01.2017 - 14:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid observa irregularidades en varios aspectos del proceso de constitución de la empresa mixta Calle 30, participada en un 80 % por el Ayuntamiento y en un 20 % por la Empresa de Mantenimiento y Explotación S.A. (Emasa). Así lo refleja el informe de Fiscalización de Calle 30 de los ejercicios 2012 y 2013, emitido el 29 de diciembre pasado y que el Ayuntamiento va a tomar en consideración de cara a la comisión de investigación que analizará el modelo de gestión de esta empresa mixta.

Madrid Calle 30 se creó en 2004 y, a finales de ese año, el Pleno del Ayuntamiento acordó modificar la forma de gestión del servicio, que pasaba de directa a indirecta a través de una sociedad de economía mixta; en agosto de 2005 se adjudicó el concurso a favor de EMESA, y tras la concesión quedó establecido el modelo económico financiero que había que cumplir durante la vida del proyecto, hasta el año 2040.

Según el informe de la Cámara -que no valora la infraestructura y se limita a fiscalizar los datos contable, patrimonial y contractual-, de entrada se detectan irregularidades en el cambio de modelo de gestión de directa a indirecta, ya que debe fundamentarse en estudios técnicos, jurídicos y financieros "que no constan entre la documentación facilitada y analizada".

"La remuneración de los servicios de Madrid Calle 30 S.A. no está calculada en función de un estudio económico de viabilidad de la explotación del servicio previo. En el cálculo de la rentabilidad de los servicios del socio-colaborador no se tiene en cuenta la retribución que éste percibe del Ayuntamiento a través de Madrid Calle 30 S.A. por la prestación de los servicios de mantenimiento y conservación", agrega el informe.

"En el Activo no corriente la partida más importante registrada por la sociedad es la deuda del Ayuntamiento de Madrid con la misma. Dicha deuda, de acuerdo con el Modelo económico-financiero aprobado como parte integrante de los contratos entre el Ayuntamiento de Madrid, la sociedad Madrid Calle 30 S.A. y la sociedad EMESA, irá creciendo en los próximos ejercicios hasta el año 2025, para con posterioridad disminuir hasta anularse en 2040". Un préstamo que la Cámara de Cuentas recomienda amortizar anticipadamente, "con la correspondiente reducción de costes financieros, dado que resulta excesivo para las necesidades de la empresa en la situación económica y de actividad actual".

Advierte el informe también de que el modelo económico-financiero que se aplica desde la última modificación en 2011, y hasta la fecha de realización de los trabajos, no ha sido actualizado con las tasas de IPC reales.

"No obstante en lo referente a la facturación (al Ayuntamiento y a EMESA) y al canon (magnitudes del modelo) se aplica el IPC real a diciembre, de acuerdo con los términos del contrato. Esto conlleva que si no se va actualizando el modelo existirán diferencias importantes entre la realidad y las cifras del modelo", avisa.

"Es cuestionable el mantenimiento del préstamo subordinado con EMESA, aún vivo, una vez que la financiación contra proyecto ha desaparecido de la empresa, al haberse traspasado la deuda financiera y la inversión al Ayuntamiento, en el ejercicio 2011", añade.

Otro de los avisos es que existe una discrepancia "importante" respecto a quién debe asumir el coste del suministro eléctrico del funcionamiento de Calle 30. "Según el pliego de cláusulas administrativas, debería asumirlo exclusivamente el socio privado, pero según el pliego de condiciones técnicas quien debe abonar el pago es la empresa mixta. Hasta la fecha ha sido Madrid Calle 30 quién ha estado soportando dicho gasto: hasta finales de 2016 ha pagado cerca de 55 millones de euros", explica el Ayuntamiento.

Tras la publicación del informe, el Ayuntamiento ha anunciado que lo tendrá en cuenta en la próxima comisión que investiga el modelo de gestión de Calle 30.

Según el Gobierno de Ahora Madrid, el cambio de modelo de gestión de la empresa "ha supuesto en torno a 554 millones de euros" a las arcas municipales.

"El Ayuntamiento destina anualmente alrededor de 140 millones de euros a Madrid Calle 30 (única fuente anual de ingresos de la sociedad), de los cuales solo unos 28 son destinados al mantenimiento y explotación de la infraestructura" dice el consistorio.

El resto de la partida -salvo "una porción que revierte en el reparto de dividendos al Ayuntamiento de Madrid"- se destina al pago de intereses de la deuda, reparto de dividendos al socio privado, pago de IVA e impuestos de sociedades, por lo que "una gran parte de estos gastos podría eliminarse si se optara por otro modelo de gestión más eficiente".