La Cámara de Cuentas cuestiona el modelo de la empresa que gestiona la M-30

La gestión de Calle 30 costó 563 millones y costará 65 millones hasta 2040

madrid

| 18.04.2016 - 11:49 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Cámara de Cuentas ha cuestionado el modelo de la empresa mixta Madrid Calle 30, participada en un 80% por el Ayuntamiento de Madrid y que gestiona la circunvalación M-30, en un anteproyecto de informe en el que detecta "distorsiones" debido al modelo y tipo de contratación de la compañía.

En el informe, el organismo de control autonómico aprecia en Calle 30 "distorsiones" derivadas del procedimiento de constitución de la sociedad en sus "relaciones jurídicas" y en los pliegos del concurso para la gestión del servicio público de reforma, conservación y explotación de la vía.

La Cámara no observa en la vía un "contenido económico susceptible de explotación o aprovechamiento por empresarios particulares", por lo que considera que esta prestación no puede establecerse a través de una empresa mixta. También observa discrepancias, por ejemplo, en cuestiones como "quién debe asumir el gasto por suministro eléctrico" de la infraestructura.

Madrid Calle 30 se creó en 2004 como sociedad de gestión directa, pero un año más tarde pasó a un modelo de gestión indirecta a través de una sociedad de economía mixta. La Empresa de Mantenimiento y Explotación (Emesa), formada por Ferrovial Servicios, Dragados y API Conservación, se adjudicó el concurso y el 20 % de la sociedad.

La sociedad se fundó inicialmente para construir los túneles de la M-30 con la intención de que no computara como deuda municipal. La única fuente de ingresos es el Ayuntamiento de Madrid, que posee un 80 % de la sociedad y asume en exclusiva el pago de tasas, dividendos y costes de mantenimiento de la vía con una transferencia anual superior a los 140 millones de euros.

El anteproyecto de informe de fiscalización recomienda considerar la conveniencia de revisar el modelo de gestión actual de Calle 30 con el fin de adecuar el coste de oportunidad y minimizar los costes al erario municipal.

También apuesta por amortizar anticipadamente el préstamo de la empresa Emesa para reducir los costes financieros. Igualmente, la Cámara aboga por mantener el contrato de servicios con Emesa, subrogándolo al Ayuntamiento o al órgano que se constituya para suceder a la empresa.

LA GESTIÓN DE CALLE 30 COSTÓ 563 MILLONES Y COSTARÁ 65 MILLONES HASTA 2040

El concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha dicho que el modelo de gestión de la empresa mixta Madrid Calle 30 ha costado ya al erario público 563 millones y costará otros 65 millones anuales hasta 2040, sin que ello suponga "ningún tipo de beneficio adicional para los madrileños".

Además de optar por un modelo que "no tenía ningún sentido", el Ayuntamiento de Madrid asumió "un préstamo subordinado de 111 millones que cuesta 6 millones anuales, una barbaridad", según el concejal quien ha advertido que amortizar esta deuda "costaría a las arcas municipales 60 millones de euros" en concepto de comisión de amortización anticipada.

"Seguiremos esposados a ese modelo mercantil" hasta el año 2040, "a no ser que hagamos algo; no nos quedaremos de brazos cruzados", ha dicho el concejal que ha llamado a "ser audaces" para lograr "taponar esta vía de agua al erario" público, ha dicho en respuesta a una pregunta del grupo de Ciudadanos al respecto.