La Audiencia Nacional ordena, por tercera vez, juzgar a Zapata por enaltecimiento

Zapata, sobre su juicio: "Nos quieren tristes, no les daremos ese placer"

Guillermo Zapata (Archivo)

madrid

| 11.07.2016 - 16:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado -ya es la tercera vez- al titular del Juzgado de Instrucción número 1 Santiago Pedraz que siente en el banquillo de los acusados al concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo. El magistrado José Ricardo de Prada discrepa de sus compañeros Enrique López y Concepción Espejel al considerarar que se atenta contra la libertad de expresión.

De esta forma, la Sala vuelve a contradecir al instructor del caso, quien el pasado 7 de marzo archivó las actuaciones al al entender que, al reproducir un chiste sobre Irene Villa en la red social Twitter, el concejal del equipo de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid no tuvo la intención de ofender a este colectivo y que sus comentarios están dentro de los límites de la libertad de expresión.

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional estima los recursos presentados por Manos Limpias y la asociación de víctimas Dignidad y Justicia (DyJ) y vuelve a incidir en sus razonamientos anteriores al entender que sí existe material indiciario suficiente para juzgar al concejal.

Concretamente, el tribunal hace constar en el auto dado a conocer este lunes que los hechos objeto de acusación, se refieren a la frase siguiente: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alccásser parar que no vaya Irene Villa a por repuestos".

La Sala afirma en su resolución, de 43 páginas, que respeta las opiniones que se vieran a favor y en contra de sus decisiones y que pese a que Pedraz hace un estudio del caso "muy interesante" los datos destacados por éste, como el seguimiento que Zapata tenía en la red en el momento de lanzar su mensaje o la intervención de un tercero que lo reenvió aprovechándose de la nueva condición de personaje público del concejal, deben ser valoradas durante el juicio.

MENSAJE "OBJETIVAMENTE HUMILLANTE"

López y Espejel -magistrados que han sido recusados en el caso'g~rtel' - insisten que el 'tuit' antes reseñado "es objetivamente humillante para las víctimas del terrorismo" puesto que el contenido del mensaje "tiene plena idoneidad para ofender", por lo que en este momento del procedimiento no se justifica su sobreseimiento. Además, califica de "singular" por parte de Pedraz que en su auto de sobreseimiento empleara argumentos como que que son las dictaduras las que criminalizan las palabras como si fuesen hechos. La Sala añade que le parece "innecesario" que el instructor añadiera "de forma categórica y dogmática que sin lugar a dudas no existe un derecho a no ser ofendido".

Sobre la posibilidad de que el juicio pudiera comprometer la libertad de expresión, el tribunal recuerda que estas vistas tienen carácter provisorio, "y como tal susceptible de provocar una condena o una absolución, y esta provisionalidad conlleva este riesgo". "Parece un tanto paradójico que el normal funcionamiento del proceso penal pueda en si mismo dañar o afectar en la forma puesta de manifiesto a un derecho fundamental en su esencia como es el derecho a la libertad de expresión, y prueba de ello es que la decisión recurrible en amparo y suceptible de generar esta reparación sólo lo sería la sentencia condenatoria firme", razona la Sala en su auto.

No obstante, subrayan que no se puede negar que existan "límites cuya trasgresión puede dar lugar a la generación de responsabilidad civil y, en menor medida, penal", puesto que "la tolerancia absoluta conlleva el riesgo de favorecer la difusión de ideas que preconicen la intolerancia, susceptibles de destruir el régimen democrático".

Concluyen por todo ello que la razón de ser del delito por el que consideran que Zapata debe ser enjuiciado es clara: "la libertad de expresión no puede amparar la lesión de bienes jurídicos superiores y cuando se convierte en un instrumento al servicio de los que atentan contra la vida y la libertad, debe actuar el derecho penal".

VOTO PARTICULAR

En su voto particular, De Prada argumenta las razones por las que disiente de sus compañeros, tal y como hizo en las anteriores resoluciones sobre este asunto, al que se refiere como "la criminalización de la opinión y de la expresión como límite jurídico penal impuesto por el legislador ordinario a la libertad de expresión como derecho constitucional".

Para el magistrado, el contenido del 'tuit' de Zapata requiere una adecuada contextualización, y se refiere a ella como "una única frase en evidente tono jocoso, que no se dirige a nadie en concreto y que hace un chiste fácil, de mal gusto" con referencia a un personaje público que es una víctima de ETA (Irene Villa).

Entiende sin embargo De Prada que el mensaje se inserta clarmente "en la subcultura del humor negro, de los chistes crueles y macabros que utilizan estereotipos humanos, personas o grupos como símbolos, pero no auténticas persona, no en su dimensión humana".

Este tipo de humor puede ser compartido o rechazado, pero no puede afirmarse que objetivamente que ofenda a nadie según este magistrado, que no ve por ello que existan indicios suficientes para llevar a Zapata a juicio.

Considera también que los hechos no pueden ser considerados terroristas y por tanto están fuera de la competencia de la Audiencia Nacional.

ZAPATA: "NOS QUIEREN TRISTES, NO LES DAREMOS ESE PLACER"

El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata ha dicho hoy que no ha tenido acceso al auto por el que la Audiencia Nacional ha acordado llevarlo a juicio por el tuit que publicó sobre Irene Villa en 2011, y ha afirmado: "Nos quieren tristes, no les daremos ese placer".

En su cuenta de la red social de Facebook, Zapata ha informado de que "Se me juzgará, por tanto, por un posible delito de humillación a las víctimas del terrorismo por unos tuits que escribí entrecomillados en 2011, en el contexto de un debate sobre los límites del humor", ha apuntado.

En su escrito, ha recordado que el caso fue archivado por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz "porque la Fiscalía no veía indicios de delito en el mismo".

Sin embargo, ha optado por no hacer comentarios sobre esta última decisión judicial, ya que ha señalado que no ha tenido acceso a este auto ni a ninguno de los anteriores."En cualquier caso, creo que no me corresponde a mí valorarlo, sino aceptar el resultado del mismo, como he hecho a lo largo de todo este proceso y respetar las decisiones judiciales", ha señalado.

En su publicación de Facebook, ha dicho que en este proceso hay "algo curiosamente paradójico" que es "de agradecer": la oportunidad de reunirse con representantes de varias asociaciones de víctimas del terrorismo, "escucharles y aprender de ellos y del trabajo incansable que hacen"."Conversar tranquilamente con estas personas es una de las cosas más potentes política y emocionalmente que me han pasado en todo este tiempo", ha manifestado.

Ahora Madrid ha mostrado también su apoyo al concejal Guillermo Zapata, después de que la Audiencia Nacional haya ordenado por tercera vez que se siente en el banquillo al edil por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo. "Todo nuestro apoyo al compañero Bill Murray aka Guillermo Zapata", ha escrito Ahora Madrid en su cuenta de Twitter. El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha transmitido en la misma red social su apoyo a Zapata por la "verdadera tropelía" cometida contra él.

Otros concejales de Ahora Madrid, como Celia Mayer y Mauricio Valiente, han retuitado el comunicado firmado por Zapata.