Condenados a penas de entre 4 y 26 años de cárcel los sicarios que asesinaron al narco Leónidas Vargas

leonidas_juicio (leonidas_juicio)

madrid

| 24.05.2011 - Actualizado: 12:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a penas que oscilan entre cuatro años y veintiséis años y tres meses de prisión a los siete acusados del asesinato del narco colombiano Leónidas Vargas, que se perpetró el 8 de enero de 2009 en el Hospital 12 de Octubre. En una sentencia notificada este martes, la Sección Cuarta de la Audiencia madrileña impone a Edgar Andrés O.F. la mayor pena con 26 años y tres meses de prisión por delito de asesinato alevoso, atentado, tenencia ilícita de armas y una falta de lesiones.

La segunda mayor pena recae sobre el autor material de los disparos, Jonathan Andrés O. con 25 años y nueve meses de cárcel por asesinato y tenencia ilícita de armas. Le siguen Alexander S. y Jonathan M. con 24 años y tres meses por asesinato y tenencia de armas. A José Jonathan F. le caen 23 años y medio por asesinato, a Yuli Carolina diez años y seis meses de prisión por homicidio y a Andrei A.C cuatro años por encubrimiento y tenencia ilícita de armas.

Los magistrados de la Sección se muestran contrarios a la nulidad de las conversaciones telefónicas que se obtuvieron a raíz de una causa iniciada en un juzgado de Jaen, ya que argumenta que su titular autorizó el uso de estas grabaciones para investigar la aparación de un nuevo delito. "La investigación de ha ajustado de manera escrupulosa a la legalidad", recalcan los magistrados.

En la vista oral, la mayoría de las defensas impugnaron la escuchas telefónicas que dieron origen al procedimiento. La Policía dio con los asesinos después de que se purgaran las llamadas registradas en el Hospital 12 de Octubre en los momentos anteriores y posteriores del crimen.

ASESINATO DE VARGAS

La sentencia considera probado que los procesados se concertaron para quitar la vida al narcotraficante Leónidas Vargas, de 59 años, quien se encontraba bajo libertad de 200.000 euros por la Audiencia Nacional con motivo de su estado de salud. Vargas cumplía prisión por un delito de tráfico de estupefacientes como principal implicado en una red de narcotraficantes. Así, José Jonathan F.O., y Edgar Andrés O.F. recibieron el encargo, por personas aún desconocidas, de matar a Leónidas Vargas. El capo se encontraba desde el 26 de diciembre de 2008 ingresado en el Hospital 12 de Octubre.

De este modo, contactaron con Alexander S.C., quien se encargaría de recoger al autor material y llevarle al hospital, entregarle el arma y trasladarle a su propia casa. Además, se pusieron en contacto con Jonathan M.R. para que vigilara la habitación 543 de la planta quinta, guiara al autor material hasta la misma y le entregara el arma.

Por otro lado, José Jonathan F.O. se puso en contacto con la acusada Yuli Carolina O.R., quien a su vez convenció al acusado Jonathan Andrés O., su ex pareja, para que a cambio de un precio ejecutara materialmente la muerte del capo.

El 8 de enero de 2008, Jonathan M.R. se dirigió a casa de Alexander S.C. y le facilitó un arma semiautomática. Sobre las 17 horas, Jonathan Andrés O. llegó al aeropuerto de Barajas procedente de Canarias y se fue a casa de Yuli Carolina O.R. Así, Alexander S.C. recogió a Jonathan Andrés O., entregándole la pistola y llevándole al Hospital 12 de Octubre. En la entrada le esperaba José Jonathan F.O., Edgar Andrés O.F. y Jonathan M.R. Una vez allí, Jonathan M.R., cubierto con una gorra entró sobre las 19.37 horas en el hospital, seguido de Jonathan Andrés O., quien también llevaba una gorra y cubría la cara con una braga negra, a quien indicó la habitación en la que estaba ingresado Vargas.

Así, el asesino entró en la habitación sobre las 19.43 horas y tras preguntar al compañero quién era Leónidas, le disparó cinco tiros. Los tiros se dirigieron en zonas vitales, tres de ellos a quemarropa, uno en la barbilla, dos en el cuello y dos en el tórax, alcanzando ambos pulmones cuyas heridas provocaron la muerte de Vargas.