La Audiencia de Madrid juzga a un violador de prostitutas que se hacía pasar por policía

Se le conoce como el violador del "Segunda mano"

madrid

| 27.03.2012 - 08:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará hoy a un acusado que se enfrenta a 32 años y cuatro meses de cárcel por agresión sexual a dos mujeres tras identificarse como miembro del Cuerpo Nacional de Policía (CNP).

El procesado Basilio Luis G.U., conocido como el violador del 'Segunda mano', se sentará en el banquillo de los acusados por un delito de agresión sexual, un delito de violación y dos delitos de robo con violencia y uso de armas.

El acusado había cumplido ya condena por violación. Fue condenado en 1995 a 41 años de cárcel por la violación de dos chicas y la vejación de otras 20 que le enseñaban pisos para alquilar. El hombre captaba a las mujeres mediante anuncios en el periódico 'Segunda mano'.

Según las pesquisas policiales, el acusado concertaba citas con prostitutas y, una vez en sus domicilio, se hacía pasar por policía y cometía las agresiones sexuales.

En el escrito de acusación, el fiscal relata que el procesado se presentó sobre las 14.20 horas el 27 de febrero de 2010 en un gabinete de masajes, a cuya propietaria se identificó como agente. Tras ello, le manifestó que había una denuncia contra ella por tráfico de droga.

Tras indicarle que no la llevaría a comisaría, éste le pidió que le enseñara el piso y ambos se introdujeron en una habitación, donde la chica fue agredida sexualmente a punta de pistola. A continuación, la golpeó y la robó el dinero que tenía.

Ese mismo día, concertó una cita con una de las víctimas, que ejercía la prostitución, en su domicilio, donde se identificó de nuevo como policía. Tras apuntarla con el arma en la cabeza, el acusado violó a la joven. Tras ello, le obligó a entregarle el dinero que guardaba en el bolso.