Suspendido el desahucio de una mujer y sus dos hijos en Leganés

Desahacio Leganés (Telemadrid)

madrid

| 07.07.2011 - 08:43 h
REDACCIÓN

El juzgado de Primera Instancia número 69 de Madrid ha decidido suspender de manera cautelar el desahucio de una mujer y sus dos hijos del piso del Instituto de Vivienda de Madrid (IVIMA) que ocupan en Leganés, y cuyo caso ha ocasionado hoy una nueva movilización por parte del movimiento 15-M. Así lo han confirmado fuentes de la consejería de Medio y Ambiente y Ordenación del territorio de Madrid, a la que pertenece dicho organismo.

ATRINCHERAEDOS A LAS PUERTAS

A pesar de esta decisión y al no haber sido notificada aún a la familia afectada, cerca de un centenar de personas convocadas por la asamblea del 15-M en Leganés se han atrincherado a las puertas del inmueble a la espera de que se les garantizara que no se va a proceder a dicho desalojo.

Con una pancarta en la que podía leerse "Ninguna familia sin techo" y con carteles que recogen las consignas del movimiento como la de lograr "hipotecas más justas" o el sistema de "dación en pago", los manifestantes han mostrado su solidaridad con Conchi y sus dos hijos.

Según los portavoces de la asamblea del 15-M en Leganés, se trata de una mujer que cuida sola a sus dos hijos, que lleva "muchísimo" tiempo sin trabajar y tiene una minusvalía, por lo que no puede pagar los 20.000 euros que el IVIMA le demanda.

Los portavoces del movimiento aseguran que el instituto se comprometió a "ajustarse" a ella para que pagara la deuda y finalmente no ha sido así.

22.000 EUROS DE DEUDA

Por su parte, desde el IVIMA matizan que esta mujer es una de sus mayores deudoras al acumular una deuda superior a los 22.000 euros, ya que prácticamente desde el año 2003 no ha pagado el alquiler mensual y ha firmado tres compromisos de pago que también ha incumplido. Tal y como explican, se convirtió en adjudicataria en el año 1999 y en un principio pagaba 170 euros cada mes, que le fueron rebajados a 34 al quedarse sin empleo. Asimismo, el organismo tiene constancia de que la inquilina ha protagonizado "episodios de conflictividad" con los vecinos.

En todo caso, según la consejería, "no se trata de un desahucio hipotecario porque es un alquiler y el IVIMA no tiene ánimo de lucro, ni de fastidiar a nadie", sólo procede a recuperar su vivienda, para poderla adjudicar a otra persona en situación desfavorable dispuesta a asumir el compromiso, explican.

El de Leganés es el cuarto desahucio que consigue paralizar en la región el movimiento del 15-M que junto a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas ayer paralizó uno en el distrito de Ventas de Madrid, al que se suma el conseguido en Tetuán y en el municipio de Parla.