La Asamblea aprueba por unanimidad la gratuidad de los libros de texto

Para alumnos de Primaria, Secundaria y Formación Profesional

El sistema será operativo en el curso escolar 2018-19

El primer curso de aplicación requerirá una inversión de 40 o 50 millones de euros

madrid

| 15.06.2017 - 12:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves por unanimidad una Proposición de Ley (PROPL) por la que en el curso 2018-19 se pondrá en funcionamiento un sistema de préstamos de libros de texto y material curricular en Primaria, ESO y FP básica. La ley de gratuidad de libros de texto y material curricular, impulsada por Ciudadanos, establece el sistema de préstamo por el que los alumnos que participen voluntariamente estarán obligados a hacer un uso adecuado de los libros y el material curricular y a reintegrarlos al centro en buen estado de conservación.

Con esta medida, Ciudadanos calcula un ahorro de entre 250 y 300 euros al año por cada alumno de Primaria, Secundaria y Formación Profesional, con una inversión en el primer curso de en torno a 40 o 50 millones de euros que iría descendiendo en los años sucesivos. La diputada de C's María Teresa de la Iglesia ha calificado de "histórica" una ley que responde "a una demanda que existe desde hace tiempo" en la sociedad civil.

Durante el curso 2017-18 se adoptarán "todas las medidas normativas, organizativas o de cualquier otra índole" necesarias para que el sistema sea operativo a partir del siguiente año lectivo.

La diputada de Ciudadanos Mayte de la Iglesia ha defendido en pleno que "tiene sentido" que si la ley establece que hay etapas educativas obligatorias "los libros y el material también lo sean". Y es que ha afirmado que hasta el momento en la Comunidad de Madrid esto "era un espejismo".

La diputada ha afirmado que esta ley se basa en la "universalidad, la gratuidad, la voluntariedad, la autonomía, la responsabilidad social, transparencia y la rendición de cuentas". "Esta proposición de ley trata de ser esquemática, sencilla y deja al Gobierno la capacidad de desarrollarla y que los centros con su autonomía la adapten", ha señalado. Además, ha remarcado que lejos de ser intervencionista es una ley "liberal, sostenible" y una "reforma sensata que apoya la libertad de oportunidades".

Por parte de Podemos, la parlamentaria Beatriz Galiana ha defendido que "la educación es un derecho que debe ser garantizado como servicio público universal", pero "la Comunidad de Madrid "está lejos" de esta situación.

La diputada de la formación morada ha dicho a Ciudadanos que es algo que "ya se estaba haciendo en muchos centros" por parte de las familias y ha defendido también la gratuidad del material curricular. Por otra parte, ha pedido a Ciudadanos que no haga propaganda y ha señalado que creen en la ley pero la consideran "transitoria" porque hay que "avanzar en buenas bibliotecas escolares".

En esta misma línea, el diputado socialista Juan José Moreno ha afeado a Ciudadanos que haya anunciado en el Metro la aprobación de la ley cuando aún no se ha aprobado.

APROBADAS LAS ENMIENDAS DEL PSOE

El socialista ha dicho que esta práctica ya está en vigor en comunidades gobernadas por el PSOE como Andalucía o Asturias y ha defendido varias enmiendas que los socialistas han mantenido vivas hasta el pleno y que finalmente han salido adelante debido a la equivocación de una diputada popular en la votación, que ha permitido romper el empate que se había producido entre el bloque PP-Cs y PSOE Podemos.

Una de las enmiendas aprobadas contempla "incorporar un elemento pedagógico en el programa", que pasa por "insistir a los niños en que es importante que cuiden los libros".

Las enmiendas del PSOE dan más detalles de la comisión de seguimiento del programa, donde se incorporan a familias, profesores o el sector del libro y refuerzan la idea de que las familias no deben aportar ningún dinero al margen de los libros que aportan en un principio. Además, "la voluntariedad del programa se deduce como automática", de forma que nadie tiene que hacer ningún trámite para estar en el programa salvo el primer año. Por otra parte, la Administración tendrá que hacer un "refuerzo administrativo" y a los profesores se reconozcan como horas docentes las que dediquen a este fin.

Por último, el diputado popular Bartolomé González ha afirmado que esta ley "viene a universalizar una práctica" que ya se aplica en ayuntamientos como Fuenlabrada, Leganés o Torrejón de Ardoz.

Además, ha señalado que una de las enmiendas del PP pedía la gratuidad de libros para las familias cuya renta familiar fuera "inferior a la determinada reglamentariamente", de manera que se garantice que los fondos lleguen a todas las familias que realmente lo necesitan en "un ejercicio de responsabilidad". En este punto, ha dicho que esto ya se venía haciendo desde 2012 en la región.