Juzgan a un exempleado de un 'burguer' de Coslada por amenazar a sus compañeros

Con una pistola, un machete y un hacha

(Archivo)

madrid

| 09.10.2013 - 12:22 h
REDACCIÓN
Más sobre: CosladaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará hoy a un exempleado de un 'burguer' de Coslada acusado de amenazar en abril de 2012 a sus compañeros con una pistola, un machete y un hacha.

El acusado será juzgado por un delito de detención ilegal, otro de amenazas y otro de resistencia a la autoridad. La Fiscalía solicita para él una pena de dos años y tres meses de prisión.

Según el fiscal, el procesado padece depresión, pero comprende suficientemente la ilictud de los hechos que se le imputan. Con la capacidad afectada, el procesado se dirigió sobre las 15.30 del 3 de abril de 2012 al establecimiento 'Burguer King' de la calle Avenida de San Pablo de la localidad de Coslada.

Una vez allí se sentó en una de las mesas y, tras escribir una carta de suicidio, cerró de improviso dos de las cuatro puertas del restaurante. El procesado, que portaba una pistola de gas comprimido, sin tener la documentación legal necesaria para poseerla, era trabajador del propio establecimiento, si bien en el momento de los hechos se encontraba de baja por depresión.

Con el ánimo de retener y atemorizar a las personas que se encontraban presentes, levantó el arma en alto y dijo "¡Todo el mundo hacia la barra!". Una de las personas retenidas trató de huir corriendo en ese momento cayéndose al suelo. Como consecuencia de la caída tuvo relevantes lesiones.

Mientras esto sucedía y para evitar nuevas fugas, el acusado obligó a resto a tirarse al suelo. Sin embargo, momentos después, aprovechando un descuido de agresor, todos los retenidos salieron del local, pero él fue tras ellos y logró alcanzar a una persona a la cual retuvo encañonándola con la pistola mientras en la otra mano portaba un hacha, todo ello frente a numerosos efectivos policiales que se habíandesplazado hasta el lugar.

El rehén logró finalmente zafarse y arrebatarle la pistola, tras lo cual el procesado sacó un machete de grandes dimensiones y se enfrentó sin éxito a los agentes que acabaron deteniéndole sin mayor dificultad.