Juzgan a un acusado que intentó arrojar a una mujer a las vías del tren

(archivo)

madrid

| 14.05.2013 - 08:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Audiencia Provincial de Madrid juzga a un acusado de intentar arrojar a una mujer a las vías del tren en la estación de Atocha con la finalidad de que fuera arrollada sin que hubiera ocurrido entre ellos hecho alguno.

Francisco Javier G.P., de 53 años, está siendo juzgado por la Sección Sexta de la Audiencia madrileña por un delito de homicidio intentado. El fiscal solicita para el procesado tres años de prisión, si bien pide que se le aplique la eximente incompleta por trastorno mental y que se le interne en un centro psiquiátrico.

Según el escrito del fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, el acusado tiene diagnosticada una esquizofrenia paranoide y en el momento de los hechos presentaba una sintomatología productiva de tipo delirante y alucinatorio, teniendo severamente comprometidas sus facultades mentales de conocimiento y voluntad.

Los hechos se produjeron sobre las 21:00 horas del 6 de mayo de 2006 cuando la víctima se encontraba en la estación de Atocha esperando a un tren. En el momento de aparecer el convoy, el hombre propinó a la mujer una fuerte patada en la espalda hacia las vías, donde no llegó a caer al ser sujetada por una amiga.

MIRIAM ALONSO

Este caso recuerda al de la joven Miriam Alonso, quien fue arrojada por un enfermo mental a las vías del Metro el 4 de octubre de 2005. Su agresor, Jorge Ramos, fue condenado a once años de internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario como medida de seguridad ante la esquizofrenia paranoide que sufre.

A consecuencia del atropello, Miriam sufrió múltiples lesiones y la amputación de la pierna izquierda y de un dedo del pie derecho. Las lesiones tardaron en curar 179 días, de los que 90 fueron de ingreso hospitalario y en los restantes días Miriam estuvo impedida para sus ocupaciones habituales.