Jiménez dice que si pierde el día 3 tendrá que "aceptar la derrota"

madrid

| 04.09.2010 - 12:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La ministra de Sanidad y precandidata socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Trinidad Jiménez, ha afirmado que si pierde las elecciones primarias del próximo 3 de octubre, en las que se enfrenta al secretario general del PSM, Tomás Gómez, tendrá que "aceptar y reconocer la derrota" con "toda normalidad y tranquilidad".

En una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, Jiménez explica que, en el caso de perder las primarias, "tendría que aceptar y reconocer la derrota" porque se trata de "una elección interna" donde hay que "aceptar con toda normalidad y tranquilidad la decisión de los militantes".

"Pero yo eso no lo contemplo. Cuando decido dar el paso y asumir esta responsabilidad es porque voy a por todas, lógicamente. Pero es una elección interna, nosotros decidimos entre nosotros quién es el mero candidato y punto. Mientras, yo continúo con mi responsabilidad como ministra hasta que el presidente (José Luis Rodríguez Zapatero) lo decida", ha apostillado.

DEJAR EL MINISTERIO

Sin embargo, ya han sido varios los dirigentes 'populares' que, desde que se conoció su disposición a liderar las listas socialistas en las elecciones autonómicas de mayo de 2011, le han pedido a Jiménez que deje su cargo en el Ministerio.

En este sentido, ha recordado que "es al presidente a quien le toca cesar o nombrar ministros" mientras ella cumple con su obligación "estrictamente".

"El PP está haciendo oposición, e igual que en ocasiones se pronuncia de una manera, puede pronunciarse en el sentido contrario incluso sin importarle. Ellos, cuando han gobernado, han tenido ministros que han optado a presidencias de comunidades autónomas y han dejado de ser ministros un mes antes. Por tanto, hacen las críticas sin acordarse de lo que han hecho antes, pero yo sí me acuerdo", ha apuntado.

Asimismo, ha explicado que el sistema de partidos español hace "perfectamente compatible ser, por ejemplo, presidente del Gobierno y líder de un partido político, o senador y aspirante a la Presidencia de una comunidad autónoma, o vicesecretario general y senador o diputado y candidato a otra cosa...".

"Yo soy miembro del PSOE, aspirante a ser candidata y ministra de Sanidad. Y tengo que trabajar hasta la extenuación, que es lo que hago, para preservar los tiempos en los que estoy dedicada al Ministerio de Sanidad. Y en mi tiempo libre, dedicarme a las actividades de partido", ha reconocido.

Con tanto esfuerzo, al final los ciudadanos deben juzgar por "los resultados" de su trabajo, defiende Jiménez, que ha señalado que desde que anunció su candidatura ha trabajado en diferentes proyectos del Ministerio como la reforma de la Ley del Tabaco, el Anteproyecto de la Ley de Salud Pública o el refuerzo de la Ley de Dependencia, entre otras cosas.

"En fin, estoy en todo, y eso todo el mundo lo sabe, porque si hay algo que me acredite es mi responsabilidad política en todo momento", ha señalado, haciendo hincapié en que durante los 20 años dedicada a diferentes responsabilidades políticas su "único patrimonio es la honestidad y la responsabilidad" y su aval, que "siempre" cumple con su "obligación y trabajo".

"Estar en el Ministerio es el mayor honor y privilegio que jamás habría podido soñar. Me apasiona mi trabajo y estoy completamente dedicada a él. Es verdad que trabajo muchas horas del día pero al final creo que los datos objetivos son los que se ven: los proyectos que he sacado adelante, las personas que he atendido. Creo que son los que al final se imponen en la realidad", ha añadido.

Por ello, la ministra ha insistido en que no encuentra "motivos" para ser cesada en este momento, ya que "la campaña electoral empieza formal y oficialmente 40 días antes de las elecciones". "No digo que vaya a esperar hasta entonces, pero sinceramente una campaña electoral de día entero durante ocho meses parece un poco obsesivo, ¿no? pues eso...", ha matizado.

TENSIÓN EN EL PSM

Con respecto a las tensiones que la campaña de primarias está generando en el seno del PSM, Jiménez ha asegurado que en las ocasiones en que se ha encontrado con Gómez en las últimas semanas han mantenido una "relación cordial y amable", y ha confiado en que ambos puedan "mantener esa posición de respeto y moderación" necesaria para llevar a buen puerto el proceso.

"Es posible que haya en los alrededores (de los candidatos) algún tipo de declaración que pueda resultar extemporánea o un poco excesiva, pero yo apelo a la tranquilidad porque no hay motivo. Es una elección interna, yo estoy muy cómoda dentro de mi partido, no estoy contra nadie y no se trata para mí tanto de ganar las primarias o no, que también, sino de elegir al candidato en mejores condiciones de ganar la Comunidad de Madrid, porque la obligación de un partido político es presentar al candidato que pueda ganar", ha opinado.

Así, la ministra no ha respondido si ella tiene más opciones que Gómez, pero sí ha subrayado que, "desde luego, a ganas" nadie puede superarla porque tiene "mucho que ofrecer" tras sus diferentes experiencias políticas.

"Creo sinceramente que tengo los avales suficientes como para presentar una alternativa que pueda ilusionar y hacer recuperar la confianza a los ciudadanos madrileños", ha añadido.

Además, ha explicado que si ha decidido dar este paso es porque "en un partido uno tiene que estar disponible para la mejor opción que en cada momento sea importante". "Y si el PSOE tiene una opción conmigo, yo tengo también la responsabilidad, el compromiso y la lealtad con el proyecto al que pertenezco para dar ese paso", ha añadido.

COMPRENSIÓN CON LA CONDICIÓN HUMANA

En cualquier caso, ha reconocido que sí hay algunos comentarios que le "molestan", como por ejemplo las palabras de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, quien aseguró que tanto Gómez como Jiménez son "criaturas de Zapatero".

"El tipo de expresiones que utilizan no me gustan, porque pienso que en política hay que ser más respetuoso también con las formas. Soy una mujer de 48 años con muchos años en política, con una trayectoria muy sólida como para que alguien utilice ese tipo de expresiones. Pero si lo que trataba de hacer era vincularme al presidente Zapatero, quiero decir que me siento muy orgullosa de formar parte de su equipo y de su Gobierno", ha replicado al respecto.

Sin embargo, no le han dado ni frío ni calor las críticas de un diputado autonómico sobre su acento. "Llevo 20 años viviendo en Madrid y este acento nunca se me va a quitar. Me gusta mi acento y defender la diversidad que hay en Madrid, que es una de sus señas de identidad", ha indicado.

En cualquier caso, se ha definido como una persona "bastante contenida" que procura ser "comprensiva con la condición humana" y sus razones. "También intento que no me afecte demasiado, distanciarme de los problemas, saber en qué contexto me estoy moviendo, y tratar también de llega a mis objetivos con la mayor calma y tranquilidad", ha apostillado, asegurando que todo lo que hace en política es en aras de "dignificar la carrera por el poder".

"Para mí la política es una actividad muy noble. Ser político es defender los intereses de mi país, estar al servicio de los ciudadanos, y para mí ése es el único sentido que tiene estar en política. Yo soy una profesional y tengo otras alternativas en mi vida, pero estoy en política para servir a los ciudadanos y por eso defiendo la honestidad y que todos hagamos en cada ámbito lo que tenemos que hacer", ha continuado.

De momento, lo que tiene que hacer la ministra es continuar al frente de las políticas de Sanidad mientras intenta ganar la batalla de las primarias a Tomás Gómez a quien, ha reconocido, este proceso ha dado "una notoriedad jamás soñada".