Jesús de Medinaceli: Fe a prueba de vendaval

Muchas personas hacen noche a pesar de la lluvia, el viento y el frío

El rey Felipe VI acudirá este viernes a la basílica de Jesús de Medinaceli y cumplirá con la tradición de visitar y besar este Cristo

Medio millón de fieles se prevé que acudan este viernes, 2 de marzo, a la basílica de Jesús de Medinaceli de Madrid

madrid

| 01.03.2018 - Actualizado: 21:31 h

Redacción Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Llevan semanas a la intemperie, haciendo cola, para ser los primeros este viernes en besar los pies a Jesús de Medinacelli. Ni la lluvia, ni el viento, ni el frío han hecho mella y hoy menos sabiendo que mañana viernes ya es el gran día.

Medio millón de fieles se prevé que acudan este viernes, 2 de marzo, a la basílica de Jesús de Medinaceli de Madrid, para participar en el tradicional besapié del primer viernes de marzo.

El rey Felipe VI acudirá este viernes a la basílica de Jesús de Medinaceli de Madrid y cumplirá así con la tradición de la Familia Real de visitar y besar este Cristo el primer viernes de marzo, junto a decenas de miles de fieles que hacen largas colas para venerar la imagen.

El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, presidirá a las doce de la mañana, después de la visita del Rey, una solemne eucaristía, a las 12.00 horas, concelebrada en honor al Cristo.

La jornada arrancará con la celebración de la eucaristía esta medianoche. Luego la basílica permanecerá abierta a los fieles y acogerá una misa cada hora. La última será a las doce de la noche del viernes.

Asimismo, la cripta abrirá con el mismo horario que la basílica, para que aquellas personas que lo deseen puedan acudir a confesarse.

Se estima que el primer viernes de marzo pasan por la basílica de los padres capuchinos, para venerar la imagen del Cristo de Medinaceli, más de medio millón de fieles. El año pasado se cerró la puerta del templo a las 4.00 horas de la madrugada del sábado.