Investigan si un menor con autismo pudo sufrir abusos sexuales en un colegio

A raíz de una denuncia que ha interpuesto su familia

Pedofilia (Archivo)

madrid

| 20.11.2014 - 12:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

La Policía Nacional está investigando si un menor con autismo pudo haber sufrido presuntamente abusos sexuales en el colegio donde estudia, el centro Leo Kanner, a raíz de una denuncia que ha interpuesto su familia.

La posible víctima de abusos es un menor de 12 años de edad que presenta un autismo con hiperactividad y residente en la localidad de Parla, según a la documentación a la que ha tenido acceso Europa Press.

Su familia registró el pasado sábado una denuncia ante la Policía ante las sospechas de que haya podido sufrir tocamientos y felaciones y que podrían haberse cometido en el centro, apuntando en su relato al director del centro.

Todo ello después de que se personaran en el Hospital Infanta Cristina de Parla donde se activó el protocolo de denuncia por posible abuso sexual a un menor, dado que la madre de este niño sostiene que podría haber sido víctima de abusos después de constatar que su comportamiento ha cambiado en las últimas dos semanas.

Ello motivó que un médico forense explorara al joven y le recogiera muestras. Posteriormente, se interpuso por parte de su madre una denuncia dado que en las comunicaciones que mantiene con su hijo, a través de pictogramas, éste asiente a comportamientos de abusos y apuntarían a que se produjeron en el centro.

Desde el centro han confirmado a Europa Press que agentes de la Policía Nacional ya se ha personado en el centro con la intención de tomar declaración a todo el personal docente. Aparte, confirman que el menor no ha vuelto al centro desde que se interpuso la denuncia.

Los servicios jurídicos del colegio han explicado que la Policía ha comunicado que hay una denuncia interpuesta sustentada en la versión de que los presuntos abusos se habría realizado en el centro, pero que de momento no han facilitado ni el contenido de la misma ni a la persona a la que se acusa en la denuncia.

En este sentido, agregan que desde el centro tienen la confianza de que no se han producido esos abusos en el centro y recalcan que, por las condiciones del mismo (dado que no existen puertas con pestillos y las instalaciones están orientadas a actividades grupales) es "casi imposible fisicamente" que los abusos se dieran en horario lectivo.

Aparte, desde el centro expresan su confianza, refrendada por los padres, en la profesionalidad de su personal docente y su director y añaden que quieren que se aclare esta situación, sobre todo por el bien del menor. De todas formas, aseveran estar convencidos de que no se han producido abusos en el ámbito de la escuela ni de su personal.

El Leo Kanner es un colegio de educación especial cuya titularidad recae sobre la Asociación de Padres de Personas con Autismo (APNA) y mantiene un concierto con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid por desplegar la modalidad de educación especial.