Intentan quemar una casa okupada en Parla con los inquilinos dentro

Tres personas rompieron un cristal de la vivienda y lanzaron dentro prendas de ropa ardiendo mientras gritaban "iros a vuestro puto país"

Los vecinos sospechan, al igual que la Policía Nacional, que en el piso "okupado" se trapicheaba con droga

madrid

| 16.11.2016 - 10:07 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Varios individuos han intentado quemar una casa ocupada en Parla con los inquilinos dentro. Tres personas rompieron un cristal de la vivienda y lanzaron dentro varias prendas de ropa ardiendo mientras gritaban "iros vuestro puto país". Ha ocurrido en el número 12 de la calle Virgen del Rocío. Allí viven desde hace dos años una madre ecuatoriana con su hijo.

La Policía Nacional mantiene abierta la investigación y trata de localizar a las personas que el pasado lunes al mediodía atacaron esta casa okupada. La rápida actuación de los policías y bomberos evitó que el fuego devorase la casa aunque sí fue necesario desalojar las viviendas del bloque, de dos pisos de altura, debido al humo causado por el incendio intencionado.

En la vivienda residen desde hace dos años una madre y su hijo, ambos de nacionalidad ecuatoriana. Se trata de un piso propiedad de Bankia, según las mismas fuentes policiales. Los testigos señalaron que los autores del ataque iban a cara descubierta y que fueron dos hombres y una mujer. Uno de ellos gritó en el momento del ataque a los inquilinos ecuatorianos: «Iros a vuestro puto país».

Al menos introdujeron a la casa tres prendas ardiendo después de fracturar el cristal de una de las estancias que da a la calle, a tenor de los presentes. A los vecinos de este bloque de viviendas les aha causado extrañeza el ataque ya que, según dicen, no se trata de una familia conflictiva.

Al contrario, aseguran, que están muy integrados en el barrio y que no han dado muchos problemas. Se investiga si algún grupo de ideología ultra puede estar tras este hecho violento. Antes de prender fuego al piso "okupado", los agresores reclamaron a gritos una deuda. Iban a cara descubierta. Los vecinos sospechan, al igual que la Policía Nacional, que en el piso "okupado" se trapicheaba con droga.