Inmovilizados 73 cachorros de perros checos en Barajas

Por contravenir la normativa europea de animales vivos

El objetivo era venderlos estas Navidades

Los cachorros procedían Praga y tenían como destino final la zona sur de Madrid

madrid

| 11.12.2014 - 11:44 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Madrid han inmovilizado de forma cautelar de 73 cachorros de perro durante una inspección realizada en el aeropuerto de Barajas, por no cumplir la normativa europea sobre intercambio intracomunitario de animales vivos, ya que los animales no habían cumplido los tres meses de edad, lo que impide su transporte.

Los cachorros procedían Praga y tenían como destino final la zona sur de Madrid, ha informado la Comandancia de Madrid en una nota de prensa. Y es que los perros procedentes de otros países menores de 3 meses no pueden ser puestos a la venta. Esta actuación se incluye dentro de las inspecciones realizadas en relación con el flujo de transporte de animales vivos a nuestro país.

Los agentes, tras comprobar la documentación sanitaria que acompañaba a los animales que estaban llegando a la Terminal de carga con el apoyo de los servicios veterinarios de Sanidad Exterior del Aeropuerto, pudieron comprobar cómo los cachorros no tenían cumplidos los tres meses de edad, por lo que no cumplían con la normativa europea en materia sanitaria.

Este método de actuación es utilizado de forma reiterada por redes organizadas, que se aprovechan del desconocimiento que tienen las personas en los trámites y requisitos que deben cumplir los establecimientos y la procedencia de las mascotas, sobre todo en lo relacionado a edades, vacunas y documentación que debe acompañar a los animales.

Uno de los métodos más utilizados son la expedición de una nueva cartilla sanitaria, por lo que el cliente desconoce el origen real del animal, no certificando las garantías en caso de muerte o enfermedad del animal. Al no reunir los cachorros los requisitos que marca la normativa establecida, se optó por su inmovilización cautelar y se comunicó a las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid.

CONSEJOS PRACTICAS

La Guardia Civil recomienda, para evitar este tipo de casos, que las personas se conciencien a la hora de adquirir una mascota, de que el animal necesita nuestra atención y precisa de cuidados. Las mascotas hay que adquirirlas en un centro con autorización para la venta de animales. El comercio tiene que ofrecer la suficiente garantía.

A la hora de comprar la mascota, debemos solicitar información sobre su origen real, solicitando el pasaporte sanitario en el caso de que sea importado para poder comprobar que los números de microchip y la fecha de nacimiento coinciden con la cartilla sanitaria que acompaña al animal.

También se deben conocer las vacunas que precisa el animal, las que tiene y dónde han sido puestas, a la vez que verificar el estado sanitario del animal por el informe correspondiente que nos dará el vendedor.

Por otro lado, hay que pedir información sobre el tiempo de cuarentena que nuestra mascota ha estado en el establecimiento de venta desde que fue comprado hasta que fue vendido, este periodo asegurará que el animal no enferme a los pocos días de la compra y prestar especial atención a la venta por Internet de animales, especialmente cuando los precios sean excesivamente bajos, y comprobar que cumplen toda la normativa.

Por último, aconsejan denunciar ante la Guardia Civil o ante cualquier cuerpo policial o reclamar en las oficinas del consumidor cualquier anomalía que detectemos en un comercio donde se vaya a adquirir una mascota.