Inauguradas la estación de Metro y la plaza de Opera, modernizadas con 22,1 millones de inversión

madrid

| 23.03.2011 - Actualizado: 15:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, José Ignacio Echeverría, han inaugurado este miércoles las nuevas estación de Metro y plaza de Opera, que han sido modernizadas con unas obras que han supuesto una inversión de 22,1 millones de euros financiados al 50 por ciento entre el suburbano y el Consistorio.

La estación de Metro es ahora más "espaciosa, cómoda, moderna y accesible", según Echeverría, tras la instalación de tres ascensores, uno de los cuales llega de la calle al vestíbulo y los otros dos, del vestíbulo a los andenes de las tres líneas que pasan por aquí (L2, L5 y Ramal Opera-Príncipe Pío).

Además, también se han colocado ocho nuevas escaleras mecánicas y un nuevo acceso a la estación por otra zona de la plaza, lo que "facilitará la entrada y distribución de los viajeros", según el consejero.

La remodelación de la estación, abierta en 1925, también ha implicado la ampliación del vestíbulo, que ha dejado de ser "tortuoso e incómodo" para pasar de 114 a 821 metros cuadrados, lo que "mejorará significativamente las correspondencias entre las líneas" y permitirá aumentar la capacidad de una estación por la que transitan unas 55.000 personas al día y más de 25 millones al año, por lo que se cuenta entre las 20 más utilizadas de la red.

Por otra parte, también ha mejorado el confort gracias a la supresión de los entramados de pasillos para realizar las correspondencias, y también por la instalación de nuevos sistemas climáticos y la renovación de la ventilación a través de nuevos mecanismos basados en la evaporización, que baja la percepción de la temperatura en dos o tres grados.

Entre las medidas de modernización se ha incluido asimismo el cambio de la señalización y el alumbrado para "dotar a los tramos más antiguos del Metro madrileño de los mismos niveles de confort que los de nueva construcción", según el alcalde.

También se ha creado una nueva salida de emergencia, sistemas contra incendios más modernos, espacio para la apertura de siete locales comerciales y un renovado sistema de control y comunicación.

MUSEO SUBTERRANEO

Además, en el interior de la estación se ha creado el mayor museo subterráneo de la región para exponer los restos arqueológicos de la fuente de los Caños del Peral, del acueducto de Amaniel y de la alcantarilla de Arenal, de los siglos XVI y XVII, que fueron hallados en el transcurso de las obras.

Así, estos elementos de la antigua plaza de los Caños del Peral ahora se pueden contemplar tras una mampara en un recinto de unos 200 metros cuadrados, así como conocer mejor gracias a un vídeo explicativo que se proyecta en un pequeño graderío interior.

Para Gallardón este nuevo museo, que ha visitado junto a las autoridades presentes en el acto, es de especial importancia ya que ha permitido "documentar" los propios restos, que aparecieron en 2009 y arrojaron luz sobre el sistema que canalizaba la vía de agua hasta el Palacio Real.

PLAZA DE OPERA

Por su parte, la plaza (junto con los últimos tramos de las calles Arenal, Vergara y Arrieta, incluidas en el proyecto) ha pasado a tener 7.270 metros cuadrados peatonales, lo que supone el 78 por ciento del espacio total (frente al 55 por ciento de antes) y la remodelación de 9.320 metros cuadrados en todo el ámbito.

Así, se han construido dos bocas de metro orientadas al este, y se han colocado unas tiras y placas de bronce en el suelo que reproducen la zona por donde pasaban tanto el acueducto de Amaniel como las murallas islámica y cristiana.

Con este proyecto se ha conseguido dar continuidad a la zona peatonal que comienza prácticamente en la plaza de Quevedo y que discurre por Fuencarrral, Montera, Sol y Arenal hasta la plaza de Oriente a través de una plaza de Isabel II (según su denominación oficial) que también recupera la estatua de la monarca tras su restauración.

En todo este ámbito se han eliminado las barreras arquitectónicas rebajando los pasos de peatones y disponiendo la calzada al mismo nivel de la acera, excepto en las zonas reservadas para la parada de autobús, así como creando un itinerario especial para invidentes.

Además, se han instalado 34 bancos, bolardos, 16 horquillas para bicicleta y dos fuentes de granito, y se han alcanzado los 87 árboles de hoja caduca (melias, perales, liquidambar, ginkgos y cerezos) adaptados al clima y al terreno, que harán de este lugar un espacio estancial para los vecinos.

El resultado es, para Echeverría, un "espacio descongestionado de tráfico, con menos contaminación acústica y atmosférica, y mejor movilidad peatonal y accesibilidad", sobre todo porque los autobuses de la EMT que tienen cabecera en la plaza confluirán en el lado norte mediante una rotonda de uso exclusivo para ellos y para los taxis, mientras el tráfico privado se desvía por la calle Caños del Peral.

RECUERDO PARA AGUIRRE

Durante el acto, tanto Echeverría como Gallardón han mandado un "cariño saludo" a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que no ha podido asistir a la inauguración, que se ha completado con el paso del primer convoy por el andén de la Línea 5. Fuera, los bomberos que persiguen al primer edil en todos sus actos han conseguido llamar la atención de los asistentes con sus gritos y pitidos, lo mismo que han hecho los cuatro o cinco que han conseguido 'colarse' en la estación.

En cualquier caso, los dos responsables 'populares' han subrayado la "importancia" de esta obra, que demuestra que ambas administraciones "no sólo se preocupan por aumentar la red o comprar nuevos trenes, sino también por modernizar los tramos antiguos", según ha subrayado el consejero.

"La obra también hace ciudad y barrio, porque Metro ha rehabilitado y reformado la plaza, que ahora es más estancial y que ofrece un espacio para la convivencia más cómodo. El resultado del proyecto es magnífico", ha zanjado, felicitando a la constructora Sacyr por su trabajo.

Por su parte, Gallardón ha destacado que el resultado del proyecto es "un espacio que responde al nuevo lenguaje de Metro" y también de la capital, que busca "dar protagonismo al peatón" en detrimento del vehículo privado.

Finalmente, ha reiterado su apuesta por el transporte público, la accesibilidad universal y la puesta en conocimiento del patrimonio histórico-artístico que se suman en esta iniciativa, y ha agradecido a Metro que se haya encargado de financiar la mitad de las obras en superficie.