Homenaje en Madrid a Miguel Ángel Blanco como símbolo de libertad

Dancausa, Cifuentes y Aguirre asisten al homenaje

madrid

| 13.07.2015 - 12:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Jardín de Miguel Ángel Blanco, situado en el distrito de Chamartín, ha acogido un homenaje en memoria del concejal de Ermua asesinado por ETA hace 18 años y en el que se le ha recordado como símbolo de libertad, cuya muerte marcó una "línea roja entre los totalitarios y los demócratas".

La hermana del edil, Marimar Blanco, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, han tomado la palabra en el acto que ha comenzado con una ofrenda floral y un minuto de silencio en recuerdo de todas las víctimas del terrorismo junto al busto del concejal, un réplica del que se encuentra en el Ayuntamiento de Ermua y que fue inaugurado hace un año.

Cifuentes se ha referido a las 48 horas "de tortura y de tormento" que el edil pasó en manos de la banda "criminal", y ha subrayado que su muerte significó "un antes y un después en el que la sociedad española se quitó el miedo".

Ha abogado por dar a todas las víctimas la "memoria" que reclaman y la "justicia" que piden, y ha instado al pueblo de Madrid "a reconocer de modo especial" a quienes, como Miguel Ángel Blanco, "lucharon por defender la libertad de todos y cayeron en ese camino".

La presidenta regional ha recordado su compromiso electoral de aprobar una Ley de Víctimas del Terrorismo, a petición de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), para tratar de "primar" el reconocimiento a todas las víctimas.

"Querría consensuar un texto con las asociaciones de víctimas y quizá en unos meses ya podremos tener un primer borrador" de esta ley, ha dicho Cifuentes al terminar el acto.

Por su parte, la hermana del concejal ha recordado que hace 18 años "la llama de la vida se apagó por culpa de los totalitarios pero se encendió la llama de la dignidad de los españoles", y ha hecho referencia a aquellas 48 horas "terribles" que vivió su familia y, sobre todo, Miguel Ángel Blanco.

Hoy le ha recordado como "una gran persona, una persona inocente, un gran luchador y un amante de la paz" y eso es lo que quiere que quede de él y de las víctimas porque "ellos no quisieron formar parte del horror ni formaron parte del conflicto", ha sentenciado tras exigir que "quede claro" quiénes son los inocentes y quiénes los verdugos.

Por eso, Marimar Blanco ha vuelto a hacer un llamamiento a "la unidad y el consenso" para que ETA desaparezca y para "la construcción del relato de principios irrenunciables como son la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia".

La hermana de Miguel Ángel ha agradecido los numerosos homenajes que se han hecho en municipios españoles y la "solidaridad" que ha recibido su familia desde que fue secuestrado y asesinado. Su muerte, ha dicho, "marcó una línea roja entre totalitarios y demócratas".

Al acto de hoy, organizado por la Fundación Miguel Ángel Blanco, también han asistido la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre; la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; el exalcalde de la capital José María Álvarez del Manzano; concejales del PP en el Ayuntamiento de Madrid; diputados y miembros de Nuevas Generaciones.

Numerosos municipios de la Comunidad de Madrid han rendido este fin de semana y este lunes homenajes en memoria del concejal popular de Ermura.