Hannibal Laguna y Roberto Verino animan Cibeles

madrid

| 21.09.2010 - 15:17 h

Telemadrid/Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Hannibal Laguna y Roberto Verino, cada uno fiel a su estilo, animaron hoy una de las jornadas que han despertado más interés y que han contado con más rostros famosos de las celebradas hasta el momento en la Cibeles Madrid Fashion Week, que ha emprendido ya su recta final.

Con una filosofía detrás de cada colección, en esta ocasión Verino ha querido, en momentos de dificultades, elevar el nivel de exigencia de sus propuestas. Contrario al bajo coste que está uniformando a todos, el gallego viste a hombres y mujeres con prendas rotundas "y casi únicas, no solo por su difusión sino porque cada uno, con su espíritu, la hace única", explicó a Efe.

Esta rotundidad de Verino toma forma en piezas de mucha calidad "que acaban siendo más una inversión que un gasto". Trabajos artesanales, aplicaciones de Swaroski, superposiciones de encaje, en una estética de cine y referencias a los setenta. Líneas potentes y seductoras en las que hay mucho trabajo de costura.

Con una puesta en escena con un punto de humor, con gafas de bucear o linternas de cristales de Swaroski, Roberto Verino presentó una colección intemporal, en colores neutros, como el camel, el negro o el blanco, con toques de rosa, azulón, rojo, estampados de animal, lunares, tejidos Chanel y rafias.

El diseñador gallego dotó también a sus creaciones de muchas transparencias, que contribuyeron a buscar una modernidad en la que están presentes todo tipo de prendas, de largos y de texturas, que encuentra en la mezcla de lo más sofisticado con lo más convencional.

Para hombre, "esa asignatura pendiente", propone hechuras sencillas, pero con muchos detalles y pequeños lujos y mezclas de sport y sofisticación.

En una jornada con las gradas llenas de rostros famosos -como Borja Thyssen y su esposa, Blanca Cuesta; María José Cantudo y Ana Rodríguez Mosquera, ex esposa del presidente del Congreso, José Bono- Hannibal Laguna presentó una muy buena colección, muy en su línea, pero con prendas más sobrias en las que han desaparecido las aplicaciones de pedrería.

Laguna se ha inspirado en la cinematografía de Fellini y Visconti, con volúmenes sofisticados cortados al bies y perfiles con estructuras tulipán, corola o lápiz.

El joven diseñador gustó a sus seguidoras y a una gran mayoría de público, aunque unas propuestas tan concretas y especiales como las suyas también son objeto de algunas críticas. Pero no hay que olvidar que es uno de los grandes modistas y uno de los diseñadores presentes en Cibeles que más vende.

En el punto opuesto a Verino y Laguna se sitúa Angel Schlesser, quien fiel a su línea presentó una colección minimal, con el blanco como hilo conductor. Cortes clásicos, líneas simples, siluetas femeninas y favorecedoras, que dibujan el cuerpo sin marcarlo.

En una aparente austeridad, ya que la riqueza de las texturas contrasta con ella, de Schlesser gustó, especialmente su apuesta por el coral que llevó a vestidos en napa y los trajes largos de fiesta en rojo/granate.

Si el mundo de la moda es un camino difícil, mucho más lo es para las mujeres, ya que se cuentan con los dedos de la mano las que consiguen hacerse un sitio y permanecer en él. Este es el caso de Miriam Ocariz que, trabajadora incansable, ha logrado conquistar su espacio.

Con una especial atención a tres estampados digitalmente, dibujados por ella, la bilbaína ha creado una colección con siluetas limpias, aunque elaboradas, mucha variedad de propuestas y muchos matices. "Los colores se repiten y se alternan. Una parte es de tonos pasteles, suaves, que se mezclan con malva, turquesas, rosa palo, verde, hasta llegar al negro que se matiza combinándolo con el maquillaje".

Miriam Ocariz ha reservado también el negro para sus prendas más estructuradas y de volúmenes redondos en una colección que tiene como prenda básica la chaqueta, tanto las pequeñas con hombreras muy marcadas pero de hombros metidos, como informales americanas.

Contar con Nieves Álvarez en un desfile es asegurarse la portada de los periódicos y eso es lo que ha hecho Robeto Torretta.

Espléndida como siempre, provocó los aplausos del público en las tres salidas con las que colaboró con su gran amigo, quien propone una colección inspirada en los setenta, en tonos caquis y arena, con toques de coral y marino que sustituye al negro.

En la jornada matinal, Alma Aguilar presentó sus clásicos vestidos románticos en gasa de seda lisa y tonos crudos o de estampados forales y prendas con jaretas, pliegues y frunces, mientras que Devota & Lomba se ha inspirado en una selva tropical con mucho vestido estampado, lleno de frunces y pliegues marcados por los tonos verdes con ligeros toques de naranjas que el diseñador utiliza a modo de cintas cruzadas.