Hallan el cadáver de una mujer degollada en su casa de Alcobendas

Agentes del Grupo de Homicidios y de la Policía Científica intentan determinar el móvil del crimen

Una excompañera de piso dice que era "prostituta y tenía problemas con clientes"

La Asamblea guarda un minuto de silencio por las dos mujeres asesinadas

madrid

| 02.03.2017 - 15:06 h
REDACCIÓN

Una mujer de 45 años y nacionalidad española ha muerto tras ser apuñalada en el cuello en el interior de un piso de Alcobendas en circunstancias que se investigan, según ha informado Emergencias Comunidad de Madrid 112 y la Jefatura Superior de Policía.

Unos vecinos del número 4 de la avenida de España han alertado a la Policía de que la puerta de un segundo piso del inmueble había sido forzada y estaba abierta, por lo que la Policía ha acudido y ha encontrado muerta a la mujer con un corte en el cuello.

Al entrar en la vivienda los sanitarios han encontrado a la víctima sobre un charco de sangre, con un corte en la zona cervical muy profundo que le había afectado a arterias y zonas vitales, ha precisado una portavoz de Emergencias.

No había posibilidad de reanimación, por lo que el cuerpo ha quedado a disposición de los investigadores que están tomando muestras y recabando testimonios de posibles testigos.

La fallecida tenía un perro Yorkshire que ha sido recogido por una protectora de animales.

El suceso ha ocurrido en el centro de la localidad, en un piso de dos alturas en cuyo bajo hay una clínica.

"SE PELEABA MUCHO CON LOS CLIENTES"

La excompañera de piso de la mujer cuyo cuerpo han encontrado esta mañana degollado en su vivienda de Alcobendas ha asegurado que ejercía la prostitución y que "siempre tenía problemas con los clientes", por lo que cree que el asesino puede ser alguno de ellos.

La mujer ha dicho que estuvo viviendo con ella en un piso junto con su hija de 9 años y que "peleaba mucho con los clientes" porque no le pagaban y les quitaba "las llaves del coche, el DNI o el pasaporte". También decía que no podría "salir de la prostitución" hasta que se muriera.

De hecho, la excompañera de piso ha manifestado que le advirtió de que algún día se encontraría con algún cliente malo y le "podían hacer daño".

Además, ha asegurado que tuvo que abandonar la casa porque en una ocasión le amenazó con un cuchillo y le pegó. "La denuncié porque me amenazó con un cuchillo y me pegó y me dejó el ojo hinchado. Se la llevaron detenida la Policía y al día siguiente volvió a casa. Cuando la vi tenía miedo y tenía que salir de la casa por lo que los servicios sociales me consiguieron un hostal para poder estar con mi hija, porque tenía miedo", ha subrayado.

Asimismo, la excompañera ha afirmado que la víctima tenía problemas con el alcohol.

Segun los datos aportados por la excompañera, la víctima era española y tenía un hijo de 11 años que estaba con ella viernes y sábados y el resto de los días estaba con su padre.

Fuentes policiales han señalado que las pesquisas están abiertas y no excluyen otras hipótesis, aunque han añadido que, de momento, los indicios apuntan a que el posible autor de la muerte fuera un cliente.

LA ASAMBLEA GUARDA UN MINUTO DE SILENCIO POR LAS DOS MUJERES ASESINADAS

Los diputados de la Asamblea de Madrid han guardado un minuto de silencio al finalizar el Pleno por las dos mujeres que han fallecido asesinadas entre ayer y hoy, una de ellas supuestamente a manos de su pareja.

"Descansen en paz", ha dicho la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, tras el minuto de silencio que los parlamentarios han guardado en pie.

El primer suceso se produjo ayer en el barrio de Vicálvaro sobre las diez y media de la mañana, cuando se produjo una explosión de gas en la casa donde residían la víctima y su pareja, quien fue luego detenido.

La mujer falleció instantáneamente, pero el hombre fue trasladado al Hospital de La Paz con heridas graves y finalmente ha muerto hoy a las once de la mañana.

A esta misma hora, unos vecinos del número 4 de la avenida de España de Alcobendas avisaban de otra agresión a una mujer de 45 años apuñalada en el cuello, que ha muerto.

Los investigadores sospechan que la mujer era una prostituta y las heridas se las ha causado un cliente y, de confirmarse esta hipótesis, se descartaría que el asesinato sea de violencia machista.