Hallados restos biológicos en la finca de la tía del casero de Majadahonda

La tía del casero de Majadahonda desapareció "de forma no voluntaria" tras poner en venta el chalé

La trituradora de Majadahonda estaba en sótano al que solo accedía el detenido

El casero de Majadahonda, frío y distante, trabajó con alarmas y ordenadores

madrid

| 24.04.2015 - Actualizado: 15:02 h
REDACCIÓN

La Guardia Civil ha recogido diferentes muestras entre ellas varios restos biológicos durante el registro de la finca de la tía del casero de Majadahonda que supuestamente está detrás de la desaparición de Adriana G.N., una argentina de 55 años que residía en la vivienda que él alquilaba.

Según han informado fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, perros del instituto armado han ayudado a los agentes a localizar esos restos biológicos y ahora se analizarán para determinar si son humanos.

En el caso de que las pruebas recogidas sean de procedencia humana serán cotejadas con el ADN del hermano de la desaparecida.

Agentes de la Guardia Civil han registrado esta tarde durante más de cuatro horas, en presencia del detenido, una finca situada en las afueras de Santa Cruz de la Zarza (Toledo) que pertenece a Lidia H.F., tía del arrestado, Bruno H.V.

La Guardia Civil busca también a esta mujer porque, según el detenido, fue ingresada en una residencia, pero por el momento no se ha dado con ella. Lidia H.F. también es la dueña del piso de Majadahonda en el que vivía de alquiler Adriana G.N. y en el que se encontró sangre tanto en una trituradora como en la pared que, según se ha sabido hoy, pertenece a la desaparecida.

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, comparecerá mañana a las 11.00 para informar sobre la investigación de este suceso.

LA TÍA DEL CASERO DE MAJADAHONDA DESAPARECIÓ "DE FORMA NO VOLUNTARIA" TRAS PONER EN VENTA EL CHALÉ

La tía del hombre detenido por matar a una inquilina en un chalé de Majadahonda desapareció "de forma no voluntaria" tras poner en venta dicha vivienda, de la que era propietaria, según ha dicho este viernes el comandante jefe del Puesto de la Guardia Civil de Majadahonda, Julián Martínez.

En una rueda de prensa ofrecida en la Delegación del Gobierno, en la que también ha participado la delegada, Concepción Dancausa, el comandante ha explicado que a la dueña del chalé de la urbanización de La Sacedilla, Lidia H.F., se le perdió la pista después de que pusiera en venta dicha propiedad entre 2010 y 2011.

De hecho, según han contado a la Guardia Civil vecinos y allegados a esta mujer, no la ven desde entonces y atestiguan que puso en venta su chalé, conocido porque era en el que residía hasta este mismo mes en régimen de alquiler Adriana G., la mujer argentina que está desaparecida y que se teme que fue asesinada por el sobrino de Lidia, que hacía las veces de casero, Bruno H.V.

A pesar de este intento de venta, la Guardia Civil ha encontrado otro documento, de fecha posterior, en el que la dueña de la vivienda se la cede en usufructo. Los agentes han enviado dicho documento a su servicio caligráfico para que determine si la firma de la mujer es verdaderamente suya o está falsificada.

Por otro lado, el comandante ha confirmado que desde hace unos años hay pocos movimientos en las cuentas bancarias de la tía desaparecida. Aunque hay ingresos de su pensión y gastos de recibos, no hay reintegros de efectivos o de estancia en algún tipo de residencia.

Y es que, según indicó el detenido en un primer momento, su tía había ido a vivir a un asilo, aunque no recordaba cuál. Sin embargo, las investigaciones no han localizado ni en Madrid ni en Avila ni en ningún hospital, centro de salud o geriátrico cercano a la mujer. Por tanto, han señalado que "han barajado el móvil económico" como motivo de la desaparición "no voluntaria" de la tía del arrestado.

LA TRITURADORA DE MAJADAHONDA ESTABA EN SÓTANO AL QUE SOLO ACCEDÍA EL DETENIDO

La trituradora en la que se hallaron restos de la mujer desaparecida en Majadahonda (Madrid) estaba en un sótano al que solo podía acceder con llave el casero, que es el que está detenido, imputado por el momento por un delito de detención ilegal por esa desaparición, aunque también se busca a su tía.

Así lo ha explicado hoy el comandante jefe del puesto de la Guardia Civil de Majadahonda, Julián Martínez, en una rueda de prensa en la que ha informado sobre este caso junto a la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, y el coronel jefe de la Comandancia de Madrid, Santiago Caballero.

El comandante ha relatado que los seis inquilinos que habían vivido en los últimos tiempos en la casa de Majadahonda que alquilaba el arrestado -Bruno H.V.-, y en la que vivía la desaparecida- Adriana Giogiosa-, han sido localizados, por lo que se descarta que existan más víctimas.

Sí se busca a la tía del detenido, Lidia H.F., dueña de esa casa, de la que no se tienen noticias desde 2011 y quien supuestamente firmó un documento cediendo el uso de la vivienda a su sobrino que ahora la Guardia Civil investiga si realmente está firmado por ella.

Bruno H.V., que no ha colaborado con los investigadores, fue en dos ocasiones a un centro comercial a comprar una gran cantidad de productos de limpieza y guantes y limpió la vivienda durante dos días, sin darle tiempo a hacerlo completamente, lo que permitió recoger restos en la trituradora y en otros lugares.