Se cumplen seis años del incendio que arrasó el Edificio Windsor

madrid

| 12.02.2011 - Actualizado: 19:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Este domingo 13 de febrero se cumplen seis años del incendio que arrasó el Edificio Windsor de Madrid situado en la calle Raimundo Fernández de Villaverde.

A las 23.30 horas de aquel sábado se daba la primera voz de alarma. Un enorme incendio envolvió la parte superior del emblemático rascacielos de la capital de España conocido como Edificio Windsor. Afortunadamente, la torre se encontraba vacía porque estaba en proceso de remodelación. Debido a este hecho no se produjeron víctimas.

La hipótesis principal de la causa del incendio fue un posible cortocircuito aunque durante los primeros momentos se pensó en un atentado terrorista. Finalmente la investigación y la sentencia judicial afirman que el foco del incendio se encontró en el despacho de una empleada. Los peritos determinaron que el incendio no fue intencionado.

Actualmente se ha levantado un nuevo edificio en donde se encontraba el anterior. Se trata de una torre transparente de metal y vidrio en tonos verdosos, rematada con un cilindro retroiluminado. El actual propietario del terreno, El Corte Inglés, abrió en el nuevo rascacielos la ampliación de su centro comercial contiguo al edificio. El Windsor II es el 12 edificio más alto de la ciudad

El nuevo Windsor es ligeramente más bajo que el anterior. Mide 103 metros, tres menos que antes. En el número de pisos, la variación es apreciable ya que tiene 23 sobre rasante, frente a los 31 del que se incendió. Eso sí, según ha explicado el arquitecto Pablo Muñoz, coautor del proyecto junto con Pedro Vilata, "ahora las plantas son un metro más altas que las anteriores".

Las obras de construcción de este nuevo centro se iniciaron en el verano de 2007. Para entonces, El Corte Inglés ya había comprado la sociedad Ason Inmobiliaria, dueña del antiguo Windsor. La primera licencia que se obtuvo fue para consolidar la cimentación.