Guirigay político a cuenta de los conciertos de verano en Alcalá de Henares

Plaza Cedrvantes (Archivo)

madrid

| 14.08.2016 - 14:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los conciertos de verano en Alcalá de Henares se han convertido en un arma arrojadiza entre partidos políticos, con el resultado de la cancelación de la actuaciones del cantante Francisco y el rapero Costa, quien en sus letras incluye frases como "esos ojos de guarra piden bofetón".

El guirigay político arrancó a principios de este mes, con la cancelación del espectáculo que el cantante valenciano Francisco tenía previsto ofrecer en la localidad madrileña el próximo 3 de septiembre.

Al anuncio oficial de la suspensión del recital siguió un coro de contradicciones del Ejecutivo local, formado por PSOE, Somos Alcalá e IU, que denunciaron desde la oposición los grupos municipales del PP y Ciudadanos (C's).

Mientras Somos Alcalá justificaba en un comunicado la cancelación del concierto por la "escasa venta de entradas", la promotora Emotional Events hacía lo propio para lamentar el veto del cantante por el Ayuntamiento pese al excelente ritmo de ocupación de un aforo con un total de 3.500 localidades en su espectáculo.

Fuentes de Emotional Events han tildado de "mentira absoluta" el contenido del comunicado emitido por Somos Alcalá en relación a los motivos para la cancelación del concierto.

"Se habían vendido más de 500 entradas, con un mes de antelación a cerrarse la taquilla, y eso podía augurar que el concierto sería un éxito", han señalado las mismas fuentes, en declaraciones a Efe.

Por otro lado, la promotora musical insiste en que el contrato firmado entre Francisco y el Ayuntamiento, y cuyo incumplimiento el artista ha anunciado que llevará a los tribunales, no contemplaba restricción alguna sobre el número de entradas vendidas.

Además, al igual el PP y C's, la promotora ha denunciado que el cambio en el cartel musical es la forma elegida del Ejecutivo liderado por el alcalde Javier Rodríguez (PSOE) para expresar el rechazo a los insultos proferidos por Francisco desde su cuenta personal de Facebook a la vicepresidenta de la Generalitat de Valencia, Mónica Oltra.

Entre otros calificativos, Francisco tachó a Oltra de "inculta, malnacida, ignorante y escoria".

"Le recomiendo pollardón y pichicilina. Eso sí, si hay un valiente que no tenga estómago", agregó el cantante sobre la líder de Compromís en las citadas declaraciones, por las que el artista ha pedido disculpas.

Esta semana, la lista de músicos 'non gratos' en la ciudad se ha ampliado con dos nuevas incorporaciones, las del rapero Costa y la del líder del grupo Def con Dos, César Strawberry.

Costa desapareció el pasado miércoles de la programación del festival Urban Fest, que tendrá lugar los próximos 2 y 3 de septiembre.

El día anterior el PP denunció la incitación a la violencia de género implícita en la música del cantante por las letras machistas de sus canciones.

Al respecto, el principal partido de la oposición justificó su exigencia de vetar la actuación del rapero con un muestrario de frases de sus canciones como las siguientes: "Yo la zurro en los labios, no dice nada", "esos ojos de guarra piden bofetón", "la pego y la araño, en el club o en el baño no voy a dejar de darte hasta que te haga daño".

En el cartel del Urban Fest resiste aún Def con Dos, pese a la presión ejercida por el PP para que el Ejecutivo local exija a la empresa adjudicataria de los conciertos municipales, Wild Punk, la anulación del concierto.

En ese sentido, el PP critica que se vaya a destinar dinero público a la banda del vocalista César Strawberry, procesado el por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas.

La absolución del músico el pasado julio por los seis mensajes que difundió en la red Twitter, es insuficiente, a juicio del PP, una vez que el fiscal ha recurrido la sentencia y sobre la causa debe pronunciarse ahora el Tribunal Supremo.