Gratitud del Rey hacia los que garantizaron la seguridad el día de su proclamación

Más de 9.000 personas participaron en el dispositivo de seguridad

madrid

| 30.07.2014 - 12:45 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los Reyes Don Felipe y Doña Letizia han agradecido la "profesionalidad" demostrada por las más de 9.000 personas que participaron en el dispositivo de seguridad de los actos de proclamación de Felipe VI el pasado 19 de junio en Madrid, un dispositivo que se preparó además con "mucha celeridad".

En la recepción que los Reyes han ofrecido en el Palacio Real de El Pardo a una representación de todos ellos, limitada a unas 225 personas, Felipe VI ha puesto en valor el trabajo de todos los que trabajaron para que un acontecimiento "histórico y excepcional en la vida habitual de una ciudad y de un país se viviera con normalidad dentro de lo extraordinario que supone para todos".

El monarca, que ha dirigido unas palabras a los presentes que no llevaba escritas, les ha trasladado en su nombre y en el de la Reina su "gratitud profunda, de corazón" por su "profesionalidad" y entrega". "Por hacer vuestro trabajo como sabéis hacerlo (*) porque vuestra profesionalidad y preparación os lleva a hacer las cosas bien", les ha dicho.

El Rey ha querido dedicar unas palabras en su alocución a aquellos profesionales que han fallecido en el desempeño de sus funciones "al servicio del ciudadano", como también ha hecho el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, presente en el acto.

Fernández Díaz ha recordado que tal día como hoy fallecieron en el último atentado de ETA perpetrado en España, en 2009, los guardias civiles Diego Salva y Carlos Sáenz de Tejada. Los entonces Príncipes de Asturias presidieron sus funerales. En el quinto aniversario de su muerte, el ministro ha pedido un recuerdo para ellos, sus familiares y para todas las víctimas del terrorismo.

El ministro ha agradecido a los Reyes que hayan guardado un hueco en su agenda para recibir a este grupo de "servidores públicos" que con "ejemplar eficacia" consiguieron que la seguridad en ese día histórico "no fuera noticia", porque se consiguió el "adecuado equilibrio entre la garantía de la seguridad" y el respeto de los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos, "que no es fácil".

Ese dispositivo de seguridad se diseñó con celeridad entre el 2 y el 19 de junio y en él participaron los servicios de seguridad de la Casa del Rey, de Presidencia del Gobierno, la Policía Nacional y la Guardia Civil, la Policía municipal y otros servicios del Ayuntamiento de Madrid y el Estado Mayor de la Defensa, para el cierre del espacio aéreo.

Todo ello complementado por un programa de ciberseguridad para evitar ataques que afectaran a los sistemas de seguridad de instalaciones esenciales.

MARCA ESPAÑA

Con "legítimo orgullo", el ministro ha destacado que "todo fue perfectamente coordinado y ejecutado", lo que ha permitido, ha remarcado, que la imagen de España "hacia nosotros mismos y hacia el exterior se haya visto realzada".

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que también ha hablado en el acto, ha destacado que para la capital fue un "honor" y un "privilegio" acoger los actos de proclamación de Felipe VI. En su opinión, los "cientos de miles" de ciudadanos que salieron ese día a las calles "expresaron su confianza en los nuevos tiempos que se abren" con el reinado de Felipe VI.

Para la regidora, en ese día histórico Madrid ofreció "lo mejor de sí mismo ante los ojos del mundo entero" y transmitió su importancia histórica y cultural al tiempo que se presentó como un destino "atractivo". "Madrid demostró una vez más su estrecha vinculación a la Corona, a quien debe tanto de sus avances urbanos y muchos de sus mayores símbolos monumentales y artísticos".

Tras los discursos, los Reyes se reunieron en privado en uno de los salones del palacio con la amplia representación del dispositivo de seguridad, a quienes querían saludar uno a uno.