Granados: Gómez y Jiménez están "tocados por el dedo de Zapatero"

madrid

| 23.08.2010 - Actualizado: 13:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El consejo madrileño de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, ha dicho hoy que los dos aspirantes socialistas a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez y Trinidad Jiménez, están "tocados por el dedo de Zapatero", en referencia al presidente del Gobierno.

Tras un acto en Buitrago de Lozoya, Granados ha asegurado que "para los madrileños este asunto de las primarias es absolutamente irrelevante, porque no está entre los problemas que ocupan a los ciudadanos".

En su opinión "lo que ocurre es que existe un enfrentamiento entre dos aparatos, el regional y el nacional, del mismo partido, y dos candidatos tocados por el dedo de Zapatero".

El dirigente popular ha explicado que el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, fue "sacado de Parla (de la Alcaldía) por Zapatero para dirigir el PSM" y "después de tres años y un fracaso estrepitoso en su labor de oposición, confiaba en ganar las elecciones porque sus adversarios iban a acabar todos en la cárcel".

Para Granados la gestión de Gómez se ha basado principalmente "en el desprecio a las instituciones, en no acudir a los actos como es su obligación, y en la injuria y la calumnia".

"Ante ese fracaso estrepitoso, Zapatero decide cambiarlo por otra candidata", ha relatado, y ha aventurado que entonces Gómez le debió decir a Zapatero "Santa Rita, lo que se da nos se quita", en alusión al apoyo que el presidente del Gobierno le brindó cuando Gómez accedió a la secretaría general del PSM en 2007.

Granados ha incidido en que ve a Gómez y a Jiménez "del mismo color" aunque de la segunda ha añadido que también recuerda, a parte de su chupa de cuero y de su derrota en los comicios municipales de 2003, "que quería llenar la M-30 de semáforos para que los coches fuesen más despacio porque era mucho más barato" que el soterramiento de esa vía.