González: la subida del transporte público es una consecuencia de la crisis

madrid

| 12.04.2012 - 13:42 h
REDACCIÓN

El consorcio de Transportes ha aprobado las nuevas tarifas del transporte público que entrarán en vigor en mayo. La subida media es del 11%. Sólo se libra del incremento, el billete sencillo para aquellos usuarios que hagan menos de cinco paradas. Quince de los 18 consejeros del consorcio de transportes votaron a favor del aumento de tarifa. Entre los 15 estaba el representante de los usuarios que reconoce que con la situación actual no queda más remedio que tomar esta decisión. En esa opinicón coincidía este jueves el vicepresidente regional, Ignacio González, que sostiene que la subida del transporte público es una consecuencia de la crisis. "Desgraciadamente es así y tenemos que contribuir entre todos a su mantenimiento en estos momentos".

El vicepresidente y portavoz del Gobierno de la Comunidad, Ignacio González, ha advertido hoy de que "si queremos mantener los servicios públicos hay que pagarlos" y ha destacado que el precio del billete de Metro "no cubre ni el 40% del coste del servicio". Según sus datos, en los años 80 el precio que se cobraba cubría el 80% del coste del servicio", pero después de la "enorme inversión que se ha hecho para llevarlo a todos los rincones no cubre ni el 40% del coste del servicio".

Ignacio González, que se ha referido así a la subida de las tarifas del metro en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha hecho hincapié en que hay hacer los servicios públicos "sostenibles" y en que la subida de las tarifas del transporte responde a la caída de ingresos de la Administración. "Los servicios se financian con los ingresos de las administraciones y lo que aportan los ciudadanos, y si queremos mantenerlos hay que pagarlos", ha afirmado.

A este respecto ha recordado que "los ingresos están cayendo y los recursos escasean", por lo que, aunque las administraciones hacen "enormes esfuerzos para reducir gastos públicos", los ingresos no les "permiten atender como en los últimos tiempos" dichos servicios y "tiene que haber una mayor contribución de los usuarios al mantenimiento del servicio".

González también ha defendido que el metro de Madrid es "de los más baratos del mundo" y uno de los "mejores", y ha criticado que "nadie" se haya quejado en los últimos ocho años de gobierno socialista de "incrementos desorbitantes de las tarifas del transporte de Cercanías en proporciones similares o de la energía eléctrica el doble y el triple".

Ha señalado que "salvo que haya alguna circunstancia excepcional" no volverán a subir las tarifas este año.

15 VOTOS A FAVOR Y TRES EN CONTRA DE LA SUBIDA

El Consorcio Regional de Transportes aprobaba este miércoles por 15 votos a favor y tres en contra, las nuevas tarifas del transporte público de la red regional de Madrid (autobuses y metro), que suben una media del 11% desde el 1 de mayo.

Destaca el aumento en el metrobús de diez viajes, que costará 12 euros, un 29% más, y el abono transporte mensual, que se incrementa un 7% de promedio, mientras que el billete sencillo de Metro se mantendrá en 1,5 euros, aunque podrá ampliarse a 2 euros a partir de seis estaciones de distancia recorrida.

De los 18 miembros del consejo de administración que han asistido, 15 han votado a favor de la propuesta y tres en contra (los dos representantes de los sindicatos y uno de los tres representantes de los ayuntamientos designados por la Federación de Municipios de Madrid), segun han informado fuentes de la Consejería de Transportes.

Al término de la reunión, el consejero de Transportes y presidente del Consorcio Regional de Transportes, Pablo Cavero, ha destacado que las nuevas tarifas se han aprobado por una "amplia" mayoría y que en julio comenzará a distribuirse la nueva tarjeta sin contacto (permitirá combinar abonos con un mismo título), lo que va a suponer "ahorros importantes".

Cavero ha destacado la colaboración y la sintonía de las tres Administraciones (Ministerio de Fomento, Ayuntamiento de Madrid y Comunidad, las tres en manos del PP).

Ha justificado la subida -la mayor de los últimos años- para mejorar la calidad del transporte público madrileño ("uno de los mejores del mundo y no son palabras mías sino de especialistas internacionales", ha dicho Cavero) y para mejorar las "delicadas finanzas" de ese sector en el actual contexto económico de ajuste.

Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, está convencida de que los madrileños seguirán utilizando el transporte público pese a la subida aprobada ayer por el Consorcio Regional de Transportes, por lo que no cree que vayan a utilizar más el coche particular y en consecuencia vaya a aumentar la contaminación.

En la rueda de prensa tras la Junta de Gobierno, el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, aseguraba que la Administración regional (competente en la materia) se ha visto obligada a adoptar esta medida "en una situación en la que se requieren medidas excepcionales" debido entre otras cuestiones a la caída en el número de viajeros y la menor aportación del Estado al Consorcio Regional de Transportes.

El vicealcalde y portavoz del Gobierno municipal ha completado su argumento recordando que otras ciudades españolas efectuaron "actualizaciones" de sus tarifas el pasado mes de enero, entre ellas Barcelona, donde la red de metro tienen la mitad de kilómetros que la de Madrid y el billete sencillo cuesta 2 euros; Bilbao y Valencia.

LOS CONSUMIDORES PIDEN LA DIMISIÓN DEL REPRESENTANTE DE USUARIOS QUE VOTÓ A FAVOR

Por su parte, las organizaciones de consumidores criticaron este jueves la decisión del representante de los consumidores ante el Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transportes, Gustavo Samoya, tras votar a favor de la subida las tarifas del transporte público.

Facua- Consumidores en Acción manifestó la posición más severa al pedir la dimisión de Samoya como representante de los consumidores en el citado órgano por su "injustificada" e "irresponsable" actuación y, "más aún", por no haber consultado la opinión de otras organizaciones de consumidores.

La presidenta de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), Isabel Ávila, también expresó su desacuerdo con la decisión de Samoya.

Asimismo, la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Iliana Izverniceanu, subrayó que el incremento en un 11% de media en el precio del transporte en la Comunidad de Madrid se produce "en el peor momento" ante la situación económica por la que atraviesa España.

El Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid consideraba la subida de las tarifas del transporte público un "atraco a mano armada" a los usuarios.