González entrega 900 kilos de alimentos al comedor social "Hijas de la Caridad"

Agradece a los voluntarios, a las ONGs y a las congregaciones religiosas, el trabajo que realizan

La Comunidad ofrece 900.000 comidas al año en sus 4 comedores sociales de gestión directa

madrid

| 26.12.2012 - Actualizado: 16:27 h
REDACCIÓN

El Presidente regional, Ignacio González, acompañado por el Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, y por el Consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, han hecho hoy entrega de la producción de legumbres procedentes de las fincas experimentales de la Comunidad de Madrid al Comedor Social de las Hijas de la Caridad.

Este comedor, María Inmaculada de las Hijas de la Caridad, sirve 450 comidas diarias y, además de este servicio, cuenta con unos centros de día y acogida y pisos de inserción social.

Medio millar de personas, muchas de ellas familias con niños pequeños, almuerzan a diario en el comedor social de las Hijas de la Caridad de la calle Martínez Campos, que hoy ha visitado el presidente regional, Ignacio González, para entregar 900 kilos de legumbres cosechadas en las fincas de la Comunidad.

Españoles y extranjeros desempleados, que llevan más de medio año sin cobrar el paro ni ninguna prestación, es el perfil del usuario habitual de este comedor social que ofrece diariamente tres turnos de almuerzos (a las 11,00 para familias, a las 12,00 y a la 13,00 horas) a las personas que previamente han sido seleccionadas en una entrevista con un trabajador social.

Lentejas, pescado rebozado, lechuga y fruta era el menú del comedor para hoy, que según ha explicado una de las hermanas que lo atienden, ha incrementado su demanda considerablemente a raíz de la crisis hasta el punto de que los servicios han crecido un 20% respeto a 2011.

"No podemos admitir a más gente porque no podríamos darles bien de comer" ha dicho esta religiosa y ha explicado que la mayor parte de los comensales son personas "con una trayectoria larga de exclusión" social o una situación económica precaria "que les hace elegir entre pagar la vivienda o comer", y han optado por lo primero.

Ha comentado que antes acudían al comedor unas 55 o 60 familias pero ahora la cifra supera las 80 y muchas veces "darles de comer es lo de menos" porque lo importante es proporcionarles "acompañamiento social" y ayudarles a salir adelante y encontrar un futuro.

Para colaborar con este comedor, el presidente regional ha hecho hoy entrega de casi una tonelada de lentejas y garbanzos procedentes de la finca El Encín, una de las instalaciones agrícolas experimentales del Gobierno madrileño.

Esta entrega forma parte de las más de 120 toneladas de alimentos que la Comunidad ha aportado a los más necesitados en los últimos diez años.

Según ha explicado González, en las fincas agrícolas de la Comunidad se cultivan frutas, hortalizas y legumbres que, en lugar de ser desperdiciadas, se entregan a entidades benéficas para las personas que más lo necesitan.

Con la entrega de la producción del Instituto Madrileño para la Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) el Ejecutivo atiende el incremento de la demanda de alimentos en la actual situación de crisis y, a la vez, desarrolla la faceta investigadora que sirve para potenciar la industria agroalimentaria regional.

En cuanto al comedor social María Inmaculada, fue premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2005, y además de proporcionar almuerzos gratuitos a los más necesitados, dispone de centros de acogida para inmigrantes, pisos tutelados para mujeres, programas para jóvenes en riesgo de exclusión o atención personas sin hogar.

La Comunidad de Madrid atiende diariamente a más de 950 personas que se encuentran en situación de necesidad y vulnerabilidad en sus cuatro comedores sociales de la capital, tres de los cuales (Santa Isabel, Plaza Elíptica y San José) prestan servicios de manutención a usuarios en situación socio-económica vulnerable, y el cuarto (en la calle Canarias) a inmigrantes sin recursos.

En lo que va de año, estos comedores han prestado cerca de un millón de servicios, un 20% más que en 2011, siendo el de la calle Canarias el que más da, con una media de 630 personas diarias y cerca de 535.000 servicios.

Actualmente todos los comedores sociales de la Comunidad están al cien por cien de su capacidad.

LAS SOLICITUDES EN EL COMEDOR SOCIAL AUMENTAN CADA DÍA

La directora técnica del programa integral Vicente de Paul de la congregación Hijas de la Caridad, María del Carmen Briones, expuso que, "además de un comedor social, estas instalaciones disponen de centros de acogida para inmigrante, pisos tutelados para mujeres, así como, desde la congregación, hacemos programas para jóvenes en riesgo de exclusión y atención a personas sin hogar".

Asimismo, explicó que "para poder acudir al comedor social, los demandntes deben pasar una entrevista con un trabajador social, quien valorará su situación. Tras esta valoración recibirán una tarjeta que les acreditará a acudir durante un tiempo a este comedor, y pasado ese plazo se volverá a revisar la situación".

"Las solicitudes en este centro aumentan cada día, pero no podemos atender bien a más personas", agregó. Briones concluyó que "nuestro objetivo final, además de atender a las personas que nos solicitan, es dejar de ser necesarios, por esto invitamos a la sociedad a trasformar la dinámica familiar para que las personas más necesitadas no tengan que acudir a nosotros para poder sobrevivir".