Ginés García Beltrán toma posesión de su cátedra y se convierte en nuevo obispo de Getafe | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Ginés García Beltrán toma posesión de su cátedra y se convierte en nuevo obispo de Getafe

Arropado por fieles y autoridades religiosas, civiles y militares, entre las que estaba la presidenta de la Comunidad

madrid

| 27.02.2018 - Actualizado: 14:17 h

EUROPA PRESS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ginés García Beltrán ha tomado posesión este sábado de forma oficial como nuevo obispo de Getafe en una ceremonia celebrada en el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús del Cerro de los Angeles, en la que estuvo arropado por fieles y autoridades religiosas, civiles y militares, entre las que estaba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

Según ha informado la Diócesis de Getafe en un comunicado, el nuevo obispo comenzó la jornada poniéndose a los pies de la Virgen de los Angeles, patrona diocesana, y recordando al primer pastor de la Diócesis, Francisco José Pérez y Fernández-Golfín, fallecido hace 14 años.

A continuación, se desplazó a la Catedral, donde se leyeron las letras apostólicas de su nombramiento como obispo, firmado por el papa Francisco, y concluyó el día en el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús, donde fue recibido por miles de fieles y por representantes de todas las hermandades y cofradías de los diferentes municipios de la Diócesis de Getafe para celebrar la eucaristía.

"Vengo a esta Diócesis con ilusión porque es el Señor quien me llama y me envía a vosotros. Por eso, mi respuesta no puede ser otra que gastarme y desgastarme por vuestra salvación. Ayudadme, queridos hermanos y hermanas de esta Diócesis de Getafe, con vuestra oración y con la ayuda fraterna", afirmó el nuevo obispo en su primera homilía.

El hasta ahora obispo de Guadix llamó a los fieles a salir de sus comunidades, "del posible confort" en el que puedan adormecernos, para que vayan "en busca de los hombres y mujeres que nunca han venido a la Iglesia , o que se fueron por alguna causa" porque "la evangelización es un acto de amor".