Ginés, el exjefe de policía de Coslada, podría haber contactado con la mafia de los porteros

madrid

| 31.07.2012 - 13:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Conversaciones telefónicas podrían conectar dos de las más grandes operaciones policiales de los últimos años en Madrid, relacionadas con locales de ocio. Al parecer existen indicios de que el ex-jefe de policia de Coslada, Ginés Jiménez, se habría puesto en contacto con los responsables de la mafia de porteros implicada en la muerte del de la discoteca Amnesia en 1999. El objetivo, supuestamente, sería coaccionar a diversos testigos del caso.

Ginés Jiménez -ex-jefe de la Policía local de Coslada-, Ivo el Búlgaro detenido como jefe de la mafia de porteros y boxeadores del Clan de los búlgaros y uno de sus hombres de confianza, Taborda, ligado a la banda de los "Miami" y condenado en el caso del asesinato del portero de la discoteca "Amnesia". Ese es el triángulo que marcaría la relación entre las operaciones Bloque de Coslada, que en 2008 comenzó a investigar la corrupción en la Policía local para extorsionar a propietarios de locales de ocio, y la operación Edén que se iniciaba un año después.

Según información de fuentes judiciales, que recoge este martes el diario ABC, hay conversaciones telefónicas entre Ginés e Ivo el Búlgaro que les relacionan, aunque evitan dar sus verderos nombres. Incluso se sospecha que contactaron con uno de sus hombres de confianza, Taborda, para que presuntamente coaccionara a propietarios de locales de Coslada y testigos que habrían declarado contra Ginés en la Operación Bloque.

Pretendían, al parecer, que se desdijeran de sus declaraciones y aludieran a presiones policiales para culpar al llamado "sheriff de Coslada". Un delito, el de coacción, por el que el exjefe de policia de ya ha estado en prisión.

Las investigaciones continúan y el caso Coslada, cuatro años después, aún está a la espera de fecha de juicio.