Garrido y Carmena ponen la corona de laurel en el homenaje a los caídos

La parada militar del Dos de Mayo se ha visto interrumpida por pitidos de un grupo de manifestantes contra la sentencia a 'la manada'

madrid

| 02.05.2018 - Actualizado: 16:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La tradicional parada militar que se celebra anualmente en la Puerta del Sol con motivo de las fiestas del Dos de Mayo se ha visto sorprendida este miércoles por los pitidos y los gritos de un grupo de manifestantes que han acudido hasta el 'kilómetro cero' para protestar por la sentencia del juicio a 'La Manada'.

Un grupo de personas ataviadas de color morado y con carteles se han podido colocar tras el graderío situado para el público en general que quería seguir el desfile presidido por el presidente en funciones, Angel Garrido.

Junto a Garrido se han situado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; la delegada de Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; y la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados.

Aunque suele ser un acto en el que reina el silencio mientras se escuchan los tambores y las cornetas, las protestas y el ruido de cacerolas de los manifestantes han roto el momento. En el patio central de la Real Casa de Correos, tras el discurso de Garrido y la entrega de medallas, se han llegado a escuchar los gritos de fuera mientras los asistentes, al principio, desconocedores de lo que estaba pasando, se miraban perplejos.

El acto cívico militar ha tenido lugar frente a la fachada de la Real Casa de Correos, que incluye la parada militar, la rendición de Honores parlamentarios, la Revista a la Fuera y el acto de Homenaje a los que dieron su vida por España.