Gallardón promete "estudiar" aumentar el plazo obligatorio de renovación de los taxis

madrid

| 03.09.2010 - 13:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ayuntamiento de Madrid está dispuesto a negociar la polémica ordenanza del taxi que amenazaba poner en pie de guerra al sector. El alcalde, Alberto Ruíz Gallardón, ha explicado tras la reunión de hoy de la Junta de Gobierno que podría haber publicidad en el interior de los vehículos y que se pueden alargar los seis años de vida máxima de los coches que se preveía.

El alcalde de Madrid se ha comprometido a "estudiar" la petición de los taxistas de la capital de aumentar el plazo máximo obligatorio en el que tienen que renovar sus vehículos, que pasará de los diez años actuales a seis, según está previsto en el borrador de la nueva Ordenanza para el sector.

Preguntado por este asunto en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, la primera tras el verano, el primer edil ha recordado que "hay una mesa abierta donde se negocia la ordenanza" y en la que, está "convencido", se podrá "llegar a un acuerdo con las asociaciones".

"El proyecto de ordenanza establece un periodo de renovación de los vehículos de seis años, frente a los diez que son ahora, creo. Las agrupaciones de taxistas nos han pedido que flexibilicemos esa reducción y, desde luego, en la actitud de diálogo del Ayuntamiento estamos absolutamente dispuestos a estudiar la posibilidad", ha afirmado el dirigente madrileño.

En cualquier caso, más que las peticiones de los taxistas pesarán los criterios de "garantizar la seguridad de los usuarios, porque diez años es excesivo, y la calidad del servicio", según ha puntualizado Gallardón.

Con respecto al otro punto de discordia entre el Gobierno municipal y los taxistas, el de la instalación de publicidad, el primer edil ha recordado que frente a la prohibición absoluta vigente en la actualidad, la propuesta del Ayuntamiento supone el permiso para lucir publicidad, pero sólo en el interior del vehículo, nunca fuera.