"Ga' Hoole, la leyenda de los guardianes", cine para todos

madrid

| 11.10.2010 - 14:19 h
REDACCIÓN
Más sobre: cineSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Animación, 3-D, búhos guerreros y una historia de aventuras son los ingredientes de "Ga'Hoole, la leyenda de los guardianes", la primera incursión del director de "300", Zack Snyder, en el cine de animación para toda la familia.

El director que sorprendió al público con las batallas a cámara lenta y la estética cómic de "300", la adaptación al cine de la novela gráfica de Frank Miller sobre la batalla de las Termópilas, firma ahora la historia de Soren, una joven lechuza que sueña con formar parte de los guardianes de Ga'Hoole. Soren conoce la existencia de este grupo de guerreros alados, que arriesgaron sus vidas por salvar a todas las lechuzas, a través de las historias de su padre y, aunque nunca los ha visto con sus propios ojos, cree firmemente en su existencia.

Mientras fantasea con unirse a sus héroes, el hermano mayor de Soren, Kluud, se burla de él y hace gala de unos celos que harán que las dos jóvenes lechuzas acaben en las garras de "Los Puros", los malos de una historia basada en la saga literaria de la escritora estadounidense Kathryn Lasky "Los guardianes de Ga'Hoole".El afán de superación, la lealtad a la familia y la importancia de tener sueños para poder hacerlos realidad son algunos de los mensajes de esta película, en la que, sin embargo, no faltan escenas de acción e imágenes violentas.

En una entrevista concedida a EFE, Snyder comentó que las escenas que se relatan en el libro "son todavía más oscuras" y que se suprimieron para que el argumento siguiera siendo para toda la familia. Para Snyder, quien se inspiró en películas de su infancia de las sagas "Indiana Jones" y "Star Wars", las escenas de acción "eran necesarias para conseguir una historia de aventuras en la que los niños pudieran creer".

El cineasta reconoció que la perspectiva de trabajar por primera vez en 3-D y además en una cinta de animación le preocupaba un poco porque temía que su forma de dirigir se viera "condicionada" por estas premisas. "Conseguimos llegar a un término medio. Los animadores están acostumbrados a que en las películas todo es posible y yo busqué la perspectiva cinematográfica para tomar las imágenes como si hubiéramos colocado cámaras en los escenarios", explicó Snyder.

El 3-D tampoco consiguió cambiar la "perspectiva visual" de este realizador, quien relató que los técnicos, "en lugar de decir 'no puedes hacer eso'", le dieron "total libertad" y adaptaron el 3-D a las tomas que el director prefería. Los paisajes de la isla de Tasmania sirvieron de inspiración para crear el entorno de los habitantes de Ga'Hoole y varios miembros del equipo viajaron a una reserva de pájaros en el Reino Unido para estudiar el comportamiento de diferentes especies de búhos y lechuzas.

El objetivo de Snyder era "que los animales parecieran de verdad y no dibujos", pero para lograr que el público "conectara" con los protagonistas, se ignoró el hecho de que las lechuzas no mueven los ojos "porque son capaces de girar la cabeza 180 grados" y, así, la expresión de Soren y sus amigos resultó "más humana".

Tras acabar este filme, en el que Snyder ha trabajado con el mismo equipo que realizó "Happy Feet", el director de "Watchmen" está ultimando "Sucker Punch".

La productora de "La leyenda de los guardianes" y mujer del director, Deborah Snyder, se mostró especialmente ilusionada con el proyecto. "La historia original de 'Sucker Punch' es de Zack, la película tiene un casting eminentemente femenino y relata la historia de una mujer, fuerte y a la vez sexy, ingresada en una institución mental que busca en su imaginación vías alternativas para escapar", comentó, por su parte, Deborah.

"Superman: Man of Steel", un proyecto sobre el que Snyder no quiso hablar demasiado, y "Xerxes", la precuela de "300" en cuyo guión ya está trabajando junto a Frank Miller, son los próximos proyectos de este director al que no le importaría volver a trabajar en una película apta para sus hijos pequeños.