Ferraz debate si pedir o no condiciones a Rajoy por la abstención

Casado espera que el Comité Federal del PSOE "permita el desbloqueo"

Ciudadanos se ofrece para "desatascar" la mala relación entre PP y PSOE

nacional

| 16.10.2016 - 11:17 h
REDACCIÓN

Ferraz mantiene abierto un debate sobre la conveniencia de pedir o no algunas condiciones al Gobierno del PP a cambio de otorgar una abstención a Mariano Rajoy que facilite su investidura en caso de que optar por esta salida para evitar nuevas elecciones, han informado a EFE fuentes socialistas.

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha mantenido en los últimos días diversos contactos con Rajoy, aunque no ha revelado si una eventual abstención vendría acompañada de algunas medidas sociales y económicas defendidas por los socialistas.

En diversas reuniones internas en la sede socialista, se ha planteado una discusión sobre si sería adecuado que el PP se comprometiera a aceptar varias propuestas del PSOE para que la 'cesión' a Rajoy de facilitarle su reelección no fuera gratuita.

Se trataría de algunas de las medidas de las que los socialistas, con Pedro Sánchez de candidato, hicieron bandera en las dos últimas elecciones generales.

Entre ellas, estaría el ingreso mínimo vital, una prestación destinada a 700.000 hogares que cuentan con pocos ingresos.

Otra de las iniciativas sería un plan de choque para combatir el paro de larga duración, en especial, de los mayores de 52 años, según las fuentes.

No obstante, hay posturas discrepantes en Ferraz sobre si se debería arañar alguna medida o no al Gobierno del PP por el efecto que podría tener.

Según las fuentes, pactar algunos compromisos con el PP podría condicionar la tarea de oposición del PSOE una vez que fuera investido Rajoy.

En cambio, dar una abstención sin contraprestaciones permitiría al PSOE "tener manos libres" para luego hacer una oposición exigente que permitiera, con el apoyo de otros partidos, revocar algunas de las leyes más controvertidas aprobadas por el Gobierno del PP en los últimos cuatro años.

Quienes defienden 'poner precio' a la abstención, sostienen que se lograrían algunas medidas sociales que el Gobierno podría incluir en los presupuestos del próximo año una vez que los actualice.

En el caso del ingreso mínimo vital, al suponer un incremento de gasto, no sería posible incluirlo más adelante en las cuentas de 2017, por lo que sería preciso reflejarlo de antemano antes del 31 de diciembre.

En la reunión del próximo martes, la gestora del PSOE tiene previsto convocar el domingo 23 el Comité Federal en el que tiene que decidir si dar o no la abstención a Rajoy, por lo que el margen es estrecho sin finalmente se opta por buscar una abstención con condiciones.

A favor de esta vía, se ha manifestado en los últimos días el exministro José Blanco, para quien el PP tiene que mover ficha para que los socialistas faciliten la reelección a Rajoy.

En cambio, el nuevo portavoz en el Parlamento Europeo, Ramón Jáuregui, cree que ya solo es posible una abstención técnica a cambio de nada porque la negociada se tendría que haber planteado con el PP tras las elecciones del 26 de junio.

CASADO ESPERA QUE EL COMITÉ FEDERAL DEL PSOE "PERMITA EL DESBLOQUEO"

Por su parte, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha expresado hoy en Ávila su confianza en que el próximo Comité Federal del PSOE "permita el desbloqueo" para poder formar gobierno.

Casado, que ha participado en la iniciativa "Abraza la muralla", organizada por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), ha comentado a los periodistas que la próxima semana "va a ser importante".

Tras mostrar su "respeto" por los procedimientos del PSOE, ha mostrado su esperanza de que "cuanto antes se pueda desbloquear esta legislatura", de forma que se pueda empezar a hablar y ocuparse de "las preocupaciones de la gente".

"Que dejemos de hablar de consultas, de investiduras, de comités federales", ha apuntado el vicesecretario de Comunicación del PP, antes de señalar que una vez desbloqueada la situación se aborden las cuestiones relacionadas con "las pensiones, el desempleo, la educación y la sanidad".

En este sentido, ha recordado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, viene manteniendo esta postura desde diciembre de 2015, con "la mano tendida" para tratar de "llegar a un acuerdo".

Un acuerdo al que pretenden sumar al PSOE, tras alcanzar el respaldo de Ciudadanos y Coalición Canaria.

"Ojalá el Comité Federal (del PSOE) permita ese desbloqueo que todos esperamos", ha concluido Casado, antes de participar en el acto solidario organizado por la AECC, que ha reunido a unas 3.000 personas en Ávila.

CIUDADANOS SE OFRECE PARA "DESATASCAR" LA MALA RELACIÓN ENTRE PP Y PSOE

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha afirmado que su partido se ofrece, de cara a las negociaciones para la formación de gobierno, como el que puede "desatascar la posible mala relación entre PP y PSOE" para que "España se ponga en marcha".

En declaraciones a los periodistas durante la quinta edición de "Perrotón" en Madrid, Aguado ha confiado en que en las próximas dos semanas haya acuerdo entre los partidos para formar gobierno y ha considerado que es posible porque hay cien reformas acordadas entre PP, PSOE y Ciudadanos que suponen un "excelente punto de partida para iniciar esta legislatura".

Para Aguado, "no tendría sentido tanto movimiento en el PSOE si no llegar a ser por una razón de fondo, y es que hay gobierno", por lo que ha invitado a PP y PSOE a sentarse a hablar y a negociar en las próximas dos semanas de cara a un debate de investidura.

En ese posible gobierno, Ciudadanos será, según Aguado, una "oposición útil, constructiva, contundente y de control a un gobierno en minoría, y eso es muy positivo para los españoles, después de una mayoría de rodillo que lo que ha hecho es legislar de espaldas a una parte importante de los ciudadanos".

Aguado ha remarcado ese papel de control al gobierno de Ciudadanos y también del PSOE a un gobierno del PP.

"Si de Ciudadanos depende habrá gobierno, habrá reformas, habrá cambio y, sobre todo, habrá control a un gobierno del PP que necesita un corsé para empezar a funcionar; no nos fiamos del PP por lo que ha hecho hasta ahora".