Fernández-Lasquetty: "la sanidad madrileña se ha transformado" en los años de gobierno de Aguire

Más de 180.000 madrileños tienen apnea de sueño sin diagnosticar

madrid

| 19.09.2012 - 14:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Durante el año pasado se realizaron en la Comunidad de Madrid 23.000 estudios para diagnosticar trastornos respiratorios del sueño, la llamada apnea del sueño, una enfermedad con la que se relacionan más de 21.000 accidentes al año.

El consejero de sanidad, ha vistado hoy la nueva Unidad para el diagnostico de estos trastornos puesta en marcha en el Hospital de Cantoblanco. Actualmente 25 hospitales públicos madrileños disponen de unidades para el tratamiento de esta enfermedad.

El consejero, Javier Fernández-Lasquetty ha hecho balance de los nueve años de presidencia de Esperanza Aguirre en materia sanitaria. Concidera que "en sus nueves años de gobierno al frente de la Comunidad de Madrid, la sanidad madrileña se ha transformado". Estima que esta ha sido "la etapa más importante. de mayor avance, de mayor meodernización, de mayor mejora para la sanidad pública de Madrid, pero tambien de cualquier otra región española y probablemente, si lo analizamos, de cualquier otra región europea".

AL MENOS 180.000 MADRILEÑOS PADECEN APNEA DELSUEÑO SIN DIAGNOSTICAR

En la Comunidad hay entre 180.000 y 325.000 personas con apnea de sueño sin diagnosticar, un trastorno que triplica el riesgo de ataques cardíacos y se estima que puede ser causa del 25% de los accidentes de tráfico en la región. Así lo ha señalado hoy el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, durante su visita a la Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño, dependiente del hospital La Paz, que la Comunidad ha puesto en marcha en el Hospital de Cantoblanco.

La Unidad, que ha sido reformada completamente, incluye un laboratorio, 149 camas distribuidas en cuatro pabellones y una consulta monográfica de trastornos respiratorios del sueño.

Cuando el neumólogo de zona sospecha que un paciente padece un trastorno respiratorio del sueño, solicita pruebas complementarias de alta resolución y un estudio de sueño, que se citan desde el centro de especialidades correspondiente.

El síndrome de apneas-hipopneas durante el sueño se ha convertido en "un problema importante de salud pública", que afecta a siete millones de españoles, de los que dos millones tienen síntomas relevantes y cerca de 200.000 reciben tratamiento en la Comunidad de Madrid.

Este trastorno acapara ya el 40% de las primeras consultas de Neumología, y consiste en episodios repetidos de obstrucción en la vía aérea superior, que produce despertares transitorios durante la noche, con la consiguiente somnolencia diurna, irritabilidad y disminución de la calidad de vida.

Los estudios de sueño se pueden realizar tanto en el propio hospital como en el domicilio del paciente, mediante poligrafía respiratoria nocturna. En este caso, el paciente se lleva el aparato a casa, tras recibir instrucciones sobre su manejo, y todos los datos de su frecuencia respiratoria se quedan grabados en una tarjeta electrónica que luego lleva al hospital para su análisis.

Tras el diagnóstico, la Unidad proporciona al paciente la mascarilla nasal y el equipo que debe utilizar en su domicilio, y le cita una vez a la semana para corroborar su adaptación inicial.

Una de las pacientes del hospital, María Salvina, que duerme a diario con la mascarilla puesta y ha seguido el consejo médico de "perder algo de peso", ha explicado al consejero que su "vida ha cambiado tras el diagnóstico", ya que antes padecía una somnolencia excesiva durante el día "porque no descansaba bien por la noche".

Un total de 25 hospitales públicos madrileños cuentan ya con unidades de evaluación y terapia para estos trastornos, que el año pasado realizaron 23.000 estudios y análisis de pacientes en toda la región, según el consejero Fernández-Lasquetty.

En la Comunidad de Madrid se registraron en 2010 un total de 21.000 accidentes de tráfico, que se cobraron 36 vidas, que pudieron estar relacionados con trastornos del sueño.