Estudian los restos de una trituradora para saber si son de la desaparecida en Majadahonda | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Estudian los restos de una trituradora para saber si son de la desaparecida en Majadahonda

La Guardia Civil busca en vertederos de la localidad y en el de Pinto

madrid

| 19.04.2015 - Actualizado: 00:42 h
REDACCIÓN

La Guardia Civil está analizando restos orgánicos hallados en una trituradora de carne casera en la vivienda donde vivía la mujer desaparecida a principios de este mes en Majadahonda, para determinar si son humanos o no y, en segundo término, si corresponden a esta persona.

La Guardia Civil busca en vertederos de la zona de Majadahonda y en el de Pinto -donde los primeros depositan los restos- a la mujer desaparecida a principios de este mes en Majadahonda, ante la posibilidad de que haya sido descuartizada, aunque no se descarta ninguna otra hipótesis.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid han informado de que en el registro han encontrado una trituradora de carne convencional o casera, que no industrial.

En esa picadora había restos que ahora se analizan, junto a los otros efectos hallados, para determinar si son humanos o no y, en el segundo caso, si corresponden a la desaparecida.

Según estas fuentes, no hay constancia de que en las paredes hubiera manchas de sangre, aunque se han tomado muestras de todo lo que pueda contribuir en la investigación y serán los análisis lo que lo determinen.

Los investigadores solo están tratando un caso de desaparición, el de esta denunciada, por el momento, ya que no hay otras denuncias de desaparecidas.

La principal línea de investigación es que la mujer pudo ser asesinada en el domicilio en el que vivía de alquiler, descuartizada y sus restos trasladados a algún vertedero.

Un vecino relató que había visto al casero de la mujer saliendo de la vivienda con varias bolsas de basura, pocos días antes de que la familia denunciara su desaparición, y de ahí esa hipótesis.

La familia de la mujer, de 55 años y origen argentino, denunció su desaparición el pasado día 6 y, tras recabar varios testimonios, la Guardia Civil detuvo a su casero, un español de 30 años.

Este hombre, que incurrió en contradicciones al ser interrogado por los agentes, fue enviado a prisión tras ser puesto a disposición judicial.