Enfermedades renales: prevención desde la infancia y apoyo psicosocial

madrid

| 09.03.2016 - 12:06 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Riñón, la Fundación Renal Iñigo Alvarez de Toledo y el Hospital Universitario La Paz presentarán el próximo jueves una campaña de divulgación para prevenir la enfermedad renal, dirigida a niños y jóvenes, ha informado la fundación en un comunicado.

La Fundación Renal hará pruebas de detección precoz para valorar el riesgo de padecer la enfermedad, para ello instalará un punto informativo en el vestíbulo del Hospital Materno-Infantil, al que podrán acudir los ciudadanos que lo deseen de 10 a 14 horas.

Estas pruebas básicas son la medición de la tensión arterial, la glucemia o índice de glucosa en sangre y el nivel de creatinina en sangre.

A las 10:30 horas acudirán a este punto informativo autoridades sanitarias, junto con Bertín Osborne y Fabiola Martínez que colaboran en la difusión de esta campaña cuyo lema es: "No esperes a ser mayor para cuidar tus riñones".

LA PREVENCIÓN

La prevención desde la infancia y el apoyo psicosocial a los pacientes y sus familiares son dos de los mensajes centrales de los especialistas ante el Día Mundial del Riñón, que se conmemora mañana, 10 de marzo.

El lema de este año, con el objetivo de dar visibilidad a estas patologías, se centra en la infancia: "Enfermedad Renal y Niños. Actúa pronto para prevenirla", y se desarrolla en la conveniencia de no esperar a ser mayor para cuidar los riñones.

En este contexto, la Agencia EFE ha impulsado una mesa redonda con diversos especialistas para tratar estas enfermedades desde diferentes ángulos: médico, enfermería, psicología e infancia.

Han participado en este debate el director médico de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo, el nefrólogo Roberto Martín; el doctor Ángel Alonso Melgar, jefe de la sección de Nefrología Pediátrica del hospital La Paz; la enfermera María Jesús Pascau, supervisora del servicio de Nefrología Infantil de La Paz; y Maite Marín, psicóloga del Grupo de Apoyo al paciente de la Fundación Renal.

"La mayoría de las enfermedades que afectan al riñón también afectan al corazón. La primera causa de insuficiencia renal es la diabetes; no existen enfermedades que puedan afectar solo a los riñones", explica el doctor Martín.

Unas 55.000 personas padecen insuficiencia renal en España, la más común de las enfermedades renales, con unos 6.200 enfermos nuevos al año.

La enfermedad renal es silente en adultos; muchas veces no da la cara, aunque síntomas de carácter general son el cansancio, la falta de apetito, hinchazón de los pies, vómitos o dolores óseos, relata Roberto Martín, quien remarca la importancia de la prevención: control de diabetes, hipertensión y obesidad; y evitar el tabaco, junto a una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio.

Este especialista aporta algunos datos: más del 60 por ciento de las personas que empiezan diálisis al año tienen más de 65 años, y el 30 por ciento, más de 75.

"La incidencia de la insuficiencia renal -expresa el doctor Martín- no estaba creciendo en adultos, pero en los últimos años ha vuelto a repuntar. Aún no se sabe el motivo. Los diabéticos y los hipertensos tienen que cuidarse y llevar hábitos de vida saludables".

En la infancia, hay una prevalencia de 100 casos por cada millón de habitantes, con unos 400 niños menores de 18 años con tratamientos sustitutivos; en la mayoría de los casos de nefrología pediátrica, se opta por el trasplante, explica el doctor Alonso Melgar.

"Los niños -subraya la psicóloga Maite Marín- se adaptan mejor que los adultos porque incorporan todo con normalidad. Los pacientes renales adultos no lo hacen así, para ellos entrar en diálisis supone un cambio en su vida bastante importante".

María Jesús Pascau pone el acento en el trabajo con las familias cuando se diagnostica enfermedad renal a un niño: "La A del Abc es integrar a la familia en el tratamiento y en la dinámica de trabajo".

Más complicado que tratar a los niños afectados son los adolescentes. "La adolescencia se caracteriza por el rechazo a las normas y las emociones son muy intensas, y ello explica que en parte se abandonen", señala Marín.

"La adolescencia es un reto, porque no hay dos adolescentes iguales...es una etapa en la que quieren alejarse de la figura paterna y hay que lograr individualizar la relación para que no dejen los tratamientos", añade Pascau.

El lema de este Día Mundial relacionado con la infancia, resalta el doctor Alonso Melgar, es importante, no solo por el diagnóstico en los niños, sino desde el punto de vista de la prevención y acentúa aspectos como una dieta sana y equilibrada, evitar los refrescos edulcorados, tomar agua como hidratante universal y hacer ejercicio con regularidad.

Los cuatro ponentes de esta mesa redonda coinciden en que el apoyo psicosocial no tiene el respaldo por parte de las administraciones con el que sí se cuenta desde el punto de vista médico asistencial.

"La enfermedad produce vulnerabilidad tanto para el enfermo como para su entorno. Hay familias que miran para otro lado, mientras otras tienden a sobreproteger", expone Marín, mientras el doctor Melgar resalta que el exceso de protección se da más en los países mediterráneos que en los anglosajones.

Pascau enfatiza lo siguiente: "En nuestra relación con los afectados nos convertimos en expertas del apoyo emocional, pero nos falta el apoyo profesional de los psicólogos. Tenemos que manejar la sobreprotección. En adolescentes o personas que pierden un riñón, lo que se manifiesta es frustración".

"Pero creo -prosigue- que el auténtico estigma social es la pena. No se les rechaza, pero sí dan pena. Y a nadie le gusta generar este sentimiento; manejar el enfado que esto conlleva es difícil. En el entorno hospitalario son personas normales, pero cuando salen a la calle, lo que ven en los ojos de la gente que les mira, no les gusta".

Los ponentes también apoyan que los pacientes deben hacerse responsables de su enfermad y desarrollar un sentido activo y colaborador con el apoyo de médicos, enfermeros y psicólogos.