En Madrid se podrán seguir comiendo bocadillos en el centro

Botella lo ha asegurado ante la polémica por la prohibición en Italia de comer en el centro de Roma

madrid

| 05.10.2012 - 14:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, ha querido dejar claro este viernes, ante la polémica surgida en Roma por la ordenanza que prohíbe comer bocadillos en el casco histórico de la capital italiana, que esta medida no se va a aplicar la ciudad. "Esto no va a venir aquí", ha sentenciado.

Así se ha pronunciado ante los medios de comunicación, tras visitar el comedor social gestionado por la compañía San Vicente Paul, sobre la polémica surgida tras el visto bueno que ha dado el alcalde de Roma a una ordenanza que multa con entre 25 y 500 euros por comer y beber en el centro histórico.

Cabe recordar que ayer el vicealcalde de Madrid Miguel Angel Villanueva, tras la Junta de Gobierno, recordó que la Ordenanza de Convivencia, en la que está trabajando el área de Familia y Servicios Sociales, actualizará la normativa a la realidad social.

También subrayó que la norma de Convivencia en la que se trabaja actualizará la legislación a la realidad social teniendo en cuenta que sigue en vigor normas como la Ordenanza Municipal de Policía Urbana y Gobierno de la Villa, de 1948.

Incluye prohibiciones como la de "criar gallinas, pavos y otros animales de corral dentro del recinto urbano de la población" y "partir leña en las calles" o la exigencia a "vendedores de helados y refrescos como los de churros y buñuelos de usar indumentaria muy limpia, exigiéndose delantal blanco y manguitos a las mujeres y chaqueta blanca para los hombres", según conmprobó Europa Press.

Por otro lado, Villanueva matizó que la Ordenanza de Convivencia no abordará cuestiones como el derecho fundamental de manifestación, independientemente de que se regule el uso del espacio público con la futura norma.