En libertad con cargos el joyero que disparó a dos atracadores

Joyería Ayala

madrid

| 17.02.2013 - 13:56 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El dueño de una joyería que disparó a los dos hombres que supuestamente intentaban atracar su establecimiento en el distrito de Salamanca ha sido puesto en libertad con cargos tras prestar declaración ante la Policía.

Según ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, el joyero, Guillermo C.T., de 54 años, ha sido acusado de tentativa de homicidio y está a la espera de prestar declaración ante el juez.

Los hechos sucedieron sobre las 10.00 horas de este sábado en la joyería Arum, en la calle de Ayala, cuando dos hombres, Palamarevic N. y Borja R., serbios de 30 años y sin antecedentes policiales, irrumpieron en el establecimiento portando armas blancas.

El joyero, que posee licencia de armas, sacó su revólver y efectuó varios disparos que hirieron a uno de los presuntos ladrones en la ingle, a la altura de la femoral, y en el tórax, y al otro en el abdomen y en el antebrazo.

El herido más grave huyó hacia la calle Velázquez e intentó coger un taxi pero su conductor, al percatarse de que sangraba, alertó a sus compañeros y llamó a la Policía y a emergencias.

El presunto atracador cayó desplomado junto a un quiosco, cuyo encargado y una viandante le asistieron hasta que llegaron los sanitarios del Samur que le trasladaron en estado crítico al hospital La Paz.

Su compañero, por su parte, se dirigió al hospital Gregorio Marañón para ser atendido de las heridas, donde fue detenido por la Policía.

El joyero ingresó en el hospital de La Princesa, en estado leve, para ser tratado de la irritación en los ojos y los problemas respiratorios que le causó el líquido con el que los dos presuntos atracadores le rociaron.

Su hija también tuvo que ser atendida por los psicólogos del Samur debido a una crisis de ansiedad, aunque fue dada de alta.