En busca del primer madrileño en Pinilla del Valle

Un centenar de arqueólogos trabaja en la localidad para buscar restos de la actividad de los neandertales

madrid

| 24.08.2010 - 14:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Cerca de un centenar de arqueólogos, paleontólogos y geólogos se encuentran en el municipio de Pinilla del Valle para buscar restos de actividad de los primeros homínidos que habitaron la región, actividad que se enmarca en la IX campaña de investigación que la Comunidad de Madrid realiza en los yacimientos arqueológicos de esta localidad y que terminará el 17 de septiembre.

Los científicos centran sus trabajos en el Abrigo de Navalmaíllo, la Cueva de la Buena Pinta y la Cueva Des-Cubierta, donde buscarán restos de la actividad de los neandertales.

El proyecto de investigación está dirigido por el catedrático de Paleontología y co-director de Atapuerca (Burgos), Juan Luis Arsuaga; el arqueólogo y director del Museo Arqueológico Regional (MAR), Enrique Baquedano; y por el catedrático de Geomorfología y vicedirector del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, Alfredo Pérez-González.

Estos yacimientos -declarados Bien de Interés Cultural, en la categoría de Zona Arqueológica y Paleontológica- son los únicos en la Región donde se han encontrado restos fósiles de homínidos anteriores a nuestra especie.

En el Abrigo de Navalmaíllo, fechado entre 70.000 y 77.000 años, los investigadores continuarán buscando los restos de la actividad de los neandertales, puesto que este lugar fue un importante campamento que conserva los restos del comportamiento que estos homínidos tuvieron aprovechando el abrigo de la roca.

De hecho, aquí se conserva un conjunto de industria lítica (piedras talladas) musteriense, propia de los neandertales, así como una rica asociación de fósiles de los animales -sobre todo herbívoros- que consumieron.

Los trabajos de investigación en la Cueva de la Buena Pinta continuarán centrándose en saber qué sucedió en este yacimiento, que las hienas utilizaron como su cubil, y en el que se encontraron dos molares de Homo neanderthalensis en la campaña de 2007. En este lugar abundan los coprolitos (deposiciones fosilizadas) y los restos de hienas inmaduras, así como los animales que éstas consumieron. También hay, aunque escasos, restos de actividad humana.

Por último, la excavación en la Cueva Des-Cubierta -hallada en 2009- se va a centrar en conocer este complejo de galerías rellenas por sedimentos fosilíferos, que contiene restos de fauna y de industria lítica, y donde el año pasado se encontró la presencia de rinoceronte de estepa (Stephanorhinus hemitoechus) propio del Pleistoceno (200.000 - 300.000 años).

Además, los datos que se obtengan de su investigación son interesantes puesto que se trata de un periodo en el que se produjo la transición entre el Homo heidelbergensis (los homínidos rescatados en la Sima de los Huesos de Atapuerca) y el Homo neanderthalensis.

La novena campaña de excavaciones está financiada por la Vicepresidencia y Consejería de Cultura y Deporte de la Comunidad de Madrid y por la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura. Asimismo, cuenta con el patrocinio de la empresa MAHOU y con la gestión económico-administrativa de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Además, tiene la colaboración de la Dirección General de Juventud; de la Consejería de Empleo, Mujer e Inmigración; del Parque Natural de Peñalara; y del Ayuntamiento de Pinilla del Valle.