El Summa 112 atiende a cerca de un centenar de personas en el Rock in Río

Un David Guetta poco comercial acapara la jornada reina de Rock in Río

madrid

| 07.07.2012 - 16:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ritmo electrónico invadió anoche Rock in Río. Sin duda la jornada más multitudinaria del festival, lo que supone un trabajo extra para los servicios de emergencias.

Un equipo de Telemadrid ha pasado la guardia con el Summa 112 que ha tenido que atender a cerca de un centenar de personas, principalmente, intoxicaciones por consumo de alcohol.

UN DAVID GUETTA POCO COMERCIAL ACAPARA LA JORNADA REINA

La jornada de la electrónica, la más esperada del macrofestival Rock in Río Madrid, no defraudó a un público mayoritariamente joven que llenó el recinto de la Ciudad del Rock para vibrar con las actuaciones de sus Dj's favoritos, comandados por el francés David Guetta.

Su aparición sobre el escenario llegó precedida de una espectacular puesta en escena de juegos lumínicos y fuegos artificiales. El público, que hasta entonces había permanecido disperso por el recinto a la espera de la próxima actuación, se agolpó frente al Escenario Mundo. El nombre de David Guetta se leyó en una gran pantalla, y se desató la locura.

No importó que los miles de jóvenes que llenaban la explanada de Rock in Río hubieran estado las horas previas saltando y bailando con las actuaciones de Wally López, Pete Tong, y Martin Solvieg. Cuando el francés empezó a girar los platos, entorno a las once y media de la noche, y empezaron a sonar los acordes de "Titanium", el respetable comenzó a moverse con más energía que nunca.

Tras ella llegó otro éxito, "Wild ones" con el que se escuchó una enorme ovación en toda la explanada, y es que Guetta optó al principio de su actuación por temas más comerciales para entonar a los presentes, aunque ellos disfrutaban con todo lo que tocaba el galo.

Al grito de "España, ¡campeona de Europa!", el famoso disjockey terminó de hacerse por completo con el público, que ya se concentraba en su totalidad entorno al escenario, dejando el resto del recinto de la Ciudad del Rock prácticamente vacío.

"It's too late to apologise", el conocido "Otherside" de Red Hot Chilly Peppers, o el tema de los The Police, "Messagge in a bottle", fueron algunas de las canciones que pasaron por el filtro electrónico de Guetta.

Uno de los momentos más especiales llegó cuando el público, siguiendo las indicaciones del Dj, levantó sus móviles al aire y llenó la explanada de pequeñas luces blancas que contrastaban con la oscuridad. "Rock in Río, ¡sois maravillosos!", dijo el galo ante la singular escena.

Poco a poco la actuación de Guetta se fue tornando mucho menos comercial, y aunque sonaron temas tan conocidos como "Sexy bitch", "Memories" o "Without you", el francés les dio un sonido próximo a otras variantes de la música electrónica menos convencionales.

Antes de la actuación del DJ más famoso del mundo, las puertas de la Ciudad del Rock se abrían alrededor de las seis y media de la tarde para que diera comienzo la jornada estrella del macrofestival. La caravana de coches que se agolpaba en los alrededores del recinto hacía presagiar la gran acogida de público, que finalmente, y según la organización, rondó los 61.000 asistentes.

Miles de jóvenes acudieron a la Ciudad del Rock para disfrutar de una maratón de música electrónica que se prolongó durante once horas prácticamente ininterrumpidas, y que convirtieron el Escenario Mundo, compuesto por placas plateadas que multiplican los efectos luminosos, en una gigantesca discoteca al aire libre.

El encargado de dar el pistoletazo de salida a esta macro sesión fue el DJ español más internacional, Wally López, que ataviado con sus características gafas de pasta ofreció una sesión en la que sonaron algunos de sus temas más conocidos, como "Power to you", otros como el recién estrenado "Keep running the melody", y remixes de éxitos como el de Gotye, "Somebody that I used to know".

Tras Wally López llegó Pete Tong, al que conocen muy bien en Pachá Ibiza, y que ofreció una sesión de hora y cuarto con un sonido más house y característico de festivales de música electrónica. "Party non stop", You can't do this" o "We are the people" fueron algunos de los temas con los que el inglés dejó buena muestra de su estilo con los platos.

A Pete Tong le relevó Martin Solvieg, cuya sesión fue la más potente hasta el momento. Durante casi hora y media el DJ parisino realizó una atractiva combinación de house y electro, temas comerciales y otros más minoritarios, e interactuó mucho con el público, que supo agradecérselo con entrega.

Solveig, que incluso se animó a cantar algunas estrofas, llevó por unos momentos a Rihanna al Escenario Mundo cuando sonaron los acordes de "We found love". Otros de los temas que más hicieron vibrar al público fue de nuevo un remix del éxito de Gotye, además del "Levels" de Avicii, que los asistentes cantaron a coro, junto con "The night out".

"Este es el mejor festival del mundo", dijo el francés poco antes de terminar con un remix del tema "We are young" de la banda de rock alternativo Fun, y despedirse con una calurosa ovación del público.

El resto de la jornada se completó con las participaciones de Erick Morillo, el rapero Pitbull, que ofreció una actuación como un gran remix en el que sonaron las estrofas más conocidas de éxitos propios y ajenos como "I know you want me", "Dj's got us falling in love", "Danza Kuduro" o "Sexy and I know it", y por último Afrojack, que cerró la jornada reina de Rock in Río 2012, la más exitosa desde su inauguración el pasado 3 de junio.