El PSOE insta a Cobo y Gallardón a "mirarse al espejo" y admitir que son culpables de la deuda municipal

Pérez: problema de la deuda es que es de todos pero hay barrios sin inversión

madrid

| 29.11.2010 - 13:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, instó este lunes tanto a Manuel Cobo como a Alberto Ruiz-Gallrdón a "mirarse al espejo" y reconocer que ellos son los culpables de la deuda del Consistorio.

Lucas respondió así a las declaraciones realizadas esta misma mañana por Cobo, tras la reunión del Grupo Municipal del PP, en las que acusó al Gobierno central de "sectario" e "hipócrita" por no permitir al Ayuntamento refinanciar su deuda.

El portavoz socialista dijo, en rueda de prensa, que "el señor Cobo nos tiene acostumbrados a estas descalificaciones permanentes, pero a quien descalifican es a él" porque quien ha generado la deuda municipal es Gallardón y tanto él como el vicealcalde tienen que "mirarse al espejo" y admitir su culpabilidad en este asunto.

Tras insistir en que el alcalde madrileño no puede pretender que se le dé un trato diferenciado y especial respecto a los demás ayuntamientos, señaló que "lo más lamentable es que no tiene ideas" para solucionar el problema y, si las tiene, "no quiere ponerlas en marcha".

PEREZ: HAY BARRIOS SIN INVERSION

Por su parte, el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, considera que el "problema" de la deuda del consistorio es que es igual para todos los madrileños pero "hay barrios de Madrid por lo que no pasa el tiempo" porque no se invierte en ellos.

En rueda de prensa para informar de las iniciativas de su Grupo para el Pleno de mañana, el portavoz de IU ha opinado que "la deuda es un instrumento" y que "en sí misma no es buena ni mala", pero que el "problema es la prioridad de la deuda".

"No me habrán oído hablar mal de la obra de la M-30, me han oído hablar mal de la financiación de la M-30, que debería haberse financiado con la Comunidad y el Estado", ha puesto como ejemplo Pérez, que ha añadido: "A mi no me importaría deber 7.000 millones a los bancos si los barrios tuvieran los equipamientos necesarios".

Ángel Pérez, que ha dicho del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que es "genio y figura hasta la sepultura" y que "es como don Crispín, en chanclas y con bombín", ha señalado que la operación de venta de la participación en Mercamadrid a Madrid Espacios y Congresos "no resuelve el problema de la deuda ni el problema de fondo de la hacienda del Ayuntamiento".

A su juicio, el endeudamiento del Ayuntamiento tiene una razones que no se van a solucionar ni de esta forma ni por la refinanciación de la deuda de un año, sino que tienen que ver con las prioridades del gasto, la ausencia de financiación de la ley de capitalidad "que en su día acordaron PP y PSOE", la inexistencia del Pacto Local y la "política de privatizaciones" del Gobierno de Ruiz-Gallardón.

Y en esta situación, ha subrayado, el proyecto de presupuestos aprobado el jueves pasado por la Junta de Gobierno, que ha calificado como un presupuesto "de recortes sobre recortes", "invita a abandonar toda esperanza" porque "representa menos gasto social, destrucción de empleo y una prioridad del gasto inaceptable en términos progresistas".

Igual que ha criticado a Ruiz-Gallardón, Pérez ha criticado también al Gobierno central socialista, a cuenta de la reunión del pasado sábado entre el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y los principales empresarios del país.

En su opinión, la "mala noticia" de esa reunión es para el PP, "porque si algún día gana las elecciones ya no se podrá decir que viene la derecha" sino que "los titulares de la política de derechas harán el relevo a los interinos

de la política de derechas".

Es algo, ha confesado, que a alguien de izquierdas como él le hace sentir "vergüenza ajena".