El propietario de la vivienda alquilada en la que se impidio el desahucio dice que el "indignado es él"

La inquilina lleva diez meses sin pagar

madrid

| 29.06.2011 - Actualizado: 14:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Telemadrid ha hablado hoy con el propietario de la vivienda alquilada en el Puente de Vallecas,

en la que ayer se frenó el desahucio del inquilino, que lleva sin pagar casi un año los recibos. Los indignados frenaron una vez más una orden judicial. Luis Valdecantos dice sentirse él como el verdadero indignado, y reclama el pago del alquiler, que necesita para pagar su hipoteca.

Luis Valdecantos ha explicado que, en esta ocasión, el hipotecado era él, ya que había alquilado el piso por 750 euros -que rebajó a 650 en los últimos meses a petición de la inquilina- para pagar la hipoteca del mismo que le cuesta 1.100 euros al mes.

Mientras tanto, compartía piso con varios amigos pero, al no poder seguir pagando su parte debido al impago de la inquilina -que según Valdecantos tiene 37 años y vive sola- se ha visto "obligado a vivir de prestado", en casa de un amigo o en la de sus padres que es muy pequeña, ha continuado.

"La única realidad ahora es que no tengo casa, ella sí y no me paga", ha lamentado el propietario quien ha negado "rotundamente" las acusaciones de la inquilina, que le ha denunciado por presuntas amenazas, que se verán en un juicio a celebrar la próxima semana.

La mayoría de los 'indignados' allí concentrados son vecinos del barrio y proceden de la "asamblea de Vallecas", que se reúne los sábados en la plaza de la Constitución.

Varios de ellos, que coreaban frases como "si tocan a unos, tocan a todos" o "ni un desahucio más", han explicado que "les daba igual" que Susana García no fuera una hipotecada, como era el caso en los recientes desahucios impedidos por los movimientos sociales.

Según varios de ellos, "la vivienda es un derecho, no un negocio" y el que alquila una vivienda "está especulando". Otros han opinado que "hay más de un millón y pico de viviendas vacías y no se puede hacer un desahucio forzoso sin dar una solución a la gente".