El presunto asesino de una lotera niega el crimen, pero testigos le identificaron por su cojera

Admite, sin embargo, que participó en cuatro atracos por estar en paro

madrid

| 26.11.2013 - 13:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Alberto S.R., acusado de matar el 6 de abril de 2011 a una lotera en Móstoles, ha negado este martes en el juicio su autoría en el crimen, pero la Policía ha relatado que varios testigos le vieron dentro del establecimiento y le identificaron por la cojera que padece.

La Audiencia Provincial de Madrid ha arrancado este mañana la vista oral contra Alberto S.R., quien afronta una petición fiscal de veinte años de cárcel por un delito de robo con violencia, con la agravante de uso de arma, y otro de homicidio.

En su declaración, el procesado ha relatado que era guarda jurado y que se quedó en paro. Por ello, ha admitido que procedió al atraco de cuatro las farmacias, negando haber cometido el crimen de la dueña de una administración de lotería de Móstoles.

Tras su comparecencia, varios agentes de la Policía han relatado que varios testigos vieron al presunto asesino dentro de la administración e incluso uno le habría visto detrás de la cristalera con un cuchillo ensangrentado.

Según los agentes, los testigos le habrían identificado por la cojera que padece. Estos declararan mañana en el juicio en la segunda sesión. Respecto a los atracos a las farmacias, los agentes ha destacado que las cámaras de seguridad le captaron en todos los robos, por lo que no hay duda de su autoría.

HECHOS JUZGADOS

Según el fiscal, Alberto se presentó sobre las 13.32 horas del 6 de abril de 2011 con la intención de atracar el local en el momento en que una de las empleadas se disponía a cerrar el negocio. Portando una navaja, el hombre entró y asestó a la mujer varias puñaladas después de que la víctima le dijera que cogiera lo que quisiera.

El hombre huyó corriendo del lugar y la víctima falleció minutos después a consecuencia de diversas heridas de gravedad punzantes que presentaba.