El pederasta de Ciudad Lineal cumplió condena en los 90 por abusar de un menor

El presunto pederastas, Antonio Ortiz, es español, tiene 42 años y ha sido detenido en Santander

Al secuestrador se le atribuyen tres raptos de menores en esa zona

Cumplió condena en los 90 por el mismo delito

El detenido ya ha llegado a Madrid y el viernes pasará a disposición judicial

madrid

| 24.09.2014 - 08:26 h
REDACCIÓN

El presunto pederasta de Ciudad Lineal detenido en Santander y que se llama Antonio Ortiz según fuentes de la investigación, está acusado de cometer cinco abusos consumados y de intentarlo en otras tres ocasiones en la Comunidad de Madrid, y cuenta con un amplio historial delictivo, en el que destaca una condena a siete años de prisión por abusar de una menor.

En la comparecencia informativa en la que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dado detalles de la operación Candy que ha permitido a primera hora de la mañana la detención en Santander de un hombre español de 42 años, acusado de cometer cinco raptos a menores de entre 5 y 11 años en poco más de un año y tres tentativas.

Además, el arrestado cuenta con un "dilatado" historial delictivo por secuestros, detenciones ilegales, robos con violencia y violencia de género. Había sido condenado en los años 90 a siete años de prisión por agredir sexualmente a una menor de 6 años.

Los vecinos de la Bajada de San Juan de Santander, donde ha sido detenido han recibido con sorpresa y escalofrío la noticia de la detención del presunto pederasta de Ciudad Lineal, un hombre, dicen, alto, fuerte y bien parecido que se alojaba en casa de su tío y que solía charlar con ellos en el bar, "de fútbol y de las cosas del barrio". "Aquí nos conocemos todos, es un barriuco pequeño y de piedra nos hemos quedado...", dice Enrique, uno de los vecinos que ha coincidido con frecuencia con Antonio Ortiz en el bar.

PEDERASTA "NO PREFERENCIAL"

Según el ministro no tenía relación previa con ninguna de las niñas ni las había sometido a vigilancia por lo que se trata, en argot policial, de un pederasta "no preferencial".

El presunto pederasta, de carácter violento, se dedica a la compraventa de vehículos y de tecnología, es aficionado al culturismo y las artes marciales, y tiene relaciones con el crimen organizado.

Aunque residía en Madrid, se había trasladado a Santander en las últimas semanas ante la fuerte presión policial. No obstante, allí era controlado las veinticuatro horas del día por los agentes desde hace dos semanas mientras se obtenía "la carga probatoria" para proceder a su detención.

Agentes de la Policía Científica prosiguen el registro en la vivienda en el barrio madrileño de Hortaleza donde el presunto pederasta detenido en Santander vivía con su madre. Era en la calle Montearagón número 5, donde los vecinos no daban crédito.

La Policía ha localizado también la vivienda, ahora deshabitada pero que pertenece a su familia, en la que supuestamente cometió alguna de las agresiones. En esta última, situada en la calle Santa Virgilia número 3, a unos tres kilómetros de su residencia habitual y también en el barrio de Hortaleza, los investigadores creen que el pederasta habría llevado a las menores raptadas.

Los investigadores detectaron que el pederasta había puesto a la venta en una página web el coche que utilizó para abusar de las menores, aunque el detenido también vendía otro coche que él empleaba habitualmente. Fernández Díaz ha explicado que el arrestado tenía acceso a diferentes vehículos de compra venta porque trabajaba para un empresario dedicado al negocio, con lo que tenía disponibilidad para usar estos coches.

EL VIERNES PASARÁ A DISPOSICIÓN JUDICIAL

El pederasta de Ciudad Lineal ya se encuentra en Madrid procedente de Santander donde ha sido detenido esta mañana. Antonio O., de 42 años, ha sido trasladado a la Jefatura Superior de Policía de la capital española donde permanecerá hasta el viernes, 26 de septiembre, día en el que pasará a disposición judicial y prestará declaración ante la jueza de Instrucción número 10 de Madrid, María Antonia de Torres Díez-Madroñero.

Esta magistrada, encargada de las pesquisas relacionadas con el pederasta, ha decretado el secreto de las actuaciones, según han confirmado fuentes judiciales.