Fallece una segunda persona por el brote de legionella en Madrid

La Comunidad confirma ya 27 casos, con la aparición de otros tres

La Comunidad ha investigado 111 instalaciones y revisa otro medio centenar en el día de hoy

madrid

| 25.10.2010 - 10:29 h
REDACCIÓN

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha confirmado la muerte de un hombre de más de 90 años por legionella en Madrid y ha detectado tres nuevos casos, lo que eleva las afecciones del brote a 27 casos, dos de ellos mortales. Con esta nueva muerte son ya dos personas las fallecidas por el brote de legionelosis que se ha detectado en los últimos días en los distritos de Centro y de Retiro de la capital. La primera víctima, un varón de 55 años de edad y con una patología respiratoria grave, falleció el pasado 19 de octubre en el Hospital Gregorio Marañón.

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty, tras su visita al Hospital Clínico San Carlos. De los 27 casos, 20 son hombres y 7 mujeres, de edades comprendidas entre 30 y 92 años, con una media en 60 años.

Lasquetty ha señalado que en total son 19 los ingresados actualmente por legionella en los hospitales madrileños, tres de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). De estos últimos, ha informado de que dos permanecen estables y uno presenta una evolución "no favorable". Igualmente, de los tres nuevos infectados, uno se encuentra ingresado en el hospital de Getafe, en planta, y los otros dos fueron diagnosticados en La Princesa, pero no han sido ingresados y se encuentran en su domicilio, ya que su evolución era "controlable".

Asimismo, ha asegurado que la Consejería "continúa trabajando con el máximo empeño para asistir y curar a las 25 personas que tienen diagnosticada la enfermedad", lo que ha calificado como "la principal tarea" que realizan en este momento los hospitales de la región. También se ha referido al esfuerzo para detectar los lugares infectados. "Los servicios de Salud Pública y Epidemiología y la Inspección Sanitaria están trabajando con la mayor intensidad posible en continuar inspeccionando instalaciones para tratar de encontrar el foco desde el cual pudiese estar emanando la contaminación de agua en la cual se produce la bacteria", ha afirmado.

111 INSPECCIONES REALIZADAS

El consejero ha explicado que 20 inspectores de Sanidad realizarán en el día de hoy unas 50 inspecciones, la mayoría en instalaciones de refrigeración, para detectar el origen del brote. De momento, los inspectores regionales han analizado 111 instalaciones de refrigeración ("instalaciones del tipo del que pueden albergar o generar la bacteria") y en algunas de ellas han encontrado "anomalías", pero Lasquetty ha precisado la detección las mismas "no necesariamente significa que guarde relación con una posible aparición del brote".

"No sólo se trata de detectar si hay un brote de legionella en las instalaciones, sino luego detectar si procede de una misma cepa", por lo que es necesario realizar "una comprobación genética que determine que es esa bacteria la que hubiese podido infectar a esa persona", ha comentado. "Todavía para eso no tenemos datos", ha asegurado el consejero, que tampoco ha querido especificar las instalaciones en las que se han detectado "anomalías" al carecer "en estos momentos de esa información".

"Lo que se ha establecido con bastante nitidez en casi todos los casos son personas que en la última semana y media, tiempo que tarda la incubación de la bacteria, o bien viven, o han paseado, o entrado en establecimientos del distrito Centro o Retiro", ha afirmado Lasquetty.

Las personas afectadas han rellenado un cuestionario "muy detallado" para "reconstruir todos sus pasos" y localizar los sitios a los que han acudido en los últimos días, y así encontrar lugares en común para poder así analizarlos y encontrar el posible foco de la infección.

El consejero ha negado la posibilidad de que exista un posible origen hospitalario de la enfermedad, ya que "las evidencias no lo indican". "Todos los pacientes excepto uno han llegado al hospital con la bacteria ya contraída", ha sostenido. De todas formas, Lasquetty ha informado que los centros que acogen a los pacientes están realizando inspecciones para revisar sus instalaciones, y algunos de ellos, como el Gregorio Marañón, han concluido las tareas "sin encontrar absolutamente nada". "En todo caso, la Consejería y los hospitales siguen en permanente alerta para estar4 completamente seguro de ello", ha señalado.

Por último, el consejero se ha negado a restringir la zona de incidencia del brote a una zona más concreta que los distritos de Centro y Retiro. "No, no puedo", ha aseverado de forma tajante.

NO SE CONTAGIA ENTRE PERSONAS

La Legionelosis es un conjunto de enfermedades que suele presentar como infección pulmonar, cursando como una neumonía con fiebre alta y cuenta con tratamiento. La evolución suele ser favorable, aunque en algunos casos puede cursar de forma grave. El origen de esta enfermedad se encuentra en la bacteria 'Legionella pneumophila', un microorganismo intracelular que no se contagia de persona a persona. Sí coloniza torres de refrigeración u otros mecanismos que contengan agua a temperaturas templadas, lo que favorece la multiplicación de las bacterias, y en el caso de que estas bacterias se trasladen en aerosoles a través de las torres de refrigeración, pueden ser inhaladas y entonces dar lugar al comienzo de la enfermedad.

Según informa la Consejería de Sanidad el 61 por ciento de los pacientes infectados por este brote presentan patologías previas o factores de riesgo. El primer caso inició la sintomatología el 8 de octubre y el último el día 24, y todos ellos (excepto dos) han requerido ingreso hospitalario.

El cuadro clínico predominante es una neumonía cuya evolución es variable en función de los factores de riesgo ya existentes en los pacientes. El 20 de octubre de 2010 se recibió la notificación en la Subdirección de Promoción de la Salud y Prevención de la existencia de tres casos confirmados de legionella ingresados en el Hospital Gregorio Marañón en los últimos días.

Al conocerse la situación, se activó el protocolo de control y vigilancia de la legionella en la Comunidad de Madrid, al objeto de investigar la posible relación entre los casos y la posible exposición a una fuente de infección común. Al mismo tiempo se puso en marcha una búsqueda activa de otros casos de la enfermedad en la región.

La investigación de este brote está siendo coordinada por las dos Direcciones competentes de la Consejería de Sanidad, Dirección General de Atención Primaria y Dirección General de Ordenación e Inspección.