El Marañón pone en marcha una consulta de telemedicina pediátrica desde casa

madrid

| 11.12.2013 - Actualizado: 20:55 h
REDACCIÓN

El Hospital Gregorio Marañón ha puesto en marcha una consulta de telemedicina pediátrica que permite al especialista realizar la visita médica a distancia, mientras el paciente permanece en su domicilio o cualquier otro lugar con conexión a internet.

El consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, ha comprobado hoy el funcionamiento de este proyecto, asistiendo a una consulta desde el domicilio de uno de los 35 niños que se están beneficiando de este nuevo servicio en su fase inicial, cifra que se ampliará paulatinamente los próximos meses.

El nuevo servicio permite ahorrar tiempo de espera y costes de desplazamiento, ya que los padres se conectan con el pediatra a una hora fijada, evitando mover al niño de su domicilio, especialmente aquellos con enfermedades crónicas o con dificultad de movimiento.

La conexión se puede hacer desde casa o centro de trabajo, sin necesidad de perder la jornada laboral, y las citas sucesivas las gestiona el hospital y las remite a los padres por correo ordinario.

La plataforma Spontania de la Comunidad de Madrid proporciona un entorno de voz, vídeo y servicios de colaboración totalmente integrados, utilizando la infraestructura de equipos y redes ya existentes en la Consejería de Sanidad, con el consiguiente ahorro en recursos materiales técnicos, según explica la consejería en una nota.

Los pacientes solo tienen que instalar una sencilla aplicación en un dispositivo con acceso a internet, cámara y micrófono, que puede ser ordenador, tablet o teléfono móvil con acceso wi-fi o 4G.

Veintiún hospitales de la Comunidad de Madrid están desarrollando actualmente 43 proyectos de telemedicina, como retransmisión de actos quirúrgicos, consultas entre centros sanitarios, transmisión de radiología, tratamiento del ictus, formación y sesiones clínicas.

En el Gregorio Marañón, en esta primera fase se están realizando consultas a un grupo de lactantes ingresados por pausas de apnea que son dados de alta a su domicilio con un monitor cardiorespiratorio y que requieren de un seguimiento de entre seis y doce meses.

También hay que señalar los beneficios para el hospital que consigue optimizar recursos, reduciendo tiempos de respuesta y accediendo a información clínica en tiempo real, además de la disminución del número de visitas ya que el seguimiento se realiza por videoconferencia.

Asimismo, se ha comenzado a entregar resultados de analíticas y se ampliará al seguimiento de otros pacientes con enfermedades crónicas como VIH, diabetes o infecciones cronificadas.

El segundo objetivo de este proyecto es mejorar la relación con otros profesionales sanitarios de Atención Primaria y dar soporte científico a hospitales del Tercer mundo estableciendo una colaboración permanente.

El Hospital Gregorio Marañón realizó el año pasado 93.107 consultas externas de Pediatría, un total de 3.568 intervenciones quirúrgicas, y 7.523 ingresos hospitalarios en el área pediátrica.