El Madrid Arena no tenía instrucciones ni espacio propio para una enfermería

Arena: Flores no tenía autorización para usar el satélite para guardar las urnas

La exdirectora de Madridec: "Si hubiera conocido los cambios en los planos hubiera parado el evento"

madrid

| 10.03.2016 - 13:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La exdirectora de Operaciones de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), la empresa que gestionaba el pabellón Madrid Arena la noche en la que murieron cinco chicas, ha declarado hoy que la empresa no daba instrucciones sobre lo que debía tener la enfermería ni había un espacio propio para ella. María de la Cabeza Quirós, la ex directora de Operaciones, ha declarado hoy ante la Sección Séptima de la Audiencia Provincia de Madrid que juzga a quince acusados por la muerte de cinco jóvenes la noche de Halloween de 2012, que en eventos como ese se habilitaba un local para ubicar la enfermería. "No se daban instrucciones acerca de lo que tenía que tener la enfermería, no había normativa al respecto, solo cedíamos un local para ello", ha sostenido.

No obstante, la exdirectora de operaciones de esta empresa municipal ha afirmado que se exigía al cliente un servicio médico, no se daba la orden de apertura de puertas hasta que el servicio médico estuviera constituido, ha manifestado.

Aunque ha reconocido que, pese a que Madridec sí tenía una serie de empresas homologadas para la prestación de ciertos servicios, no la tenían respecto al servicio médico.

NINGUNA FORMACIÓN DE EMERGENCIA

Por otra parte, la testigo ha explicado que la máxima autoridad del departamento de operaciones hasta las tres de la mañana de aquella noche fue Francisco del Amo y luego José Ruiz Ayuso, del que ha admitido que "no recibió ninguna formación a cerca del plan de emergencia", antes de añadir que nadie le avisó cuando ocurrió la tragedia.

Además, De la Cabeza Quirós ha reconocido que Diviertt, la empresa del acusado Miguel Ángel Flores promotora de la fiesta, no tenía permiso para utilizar el pabellón satélite, donde supuestamente escondieron las urnas que contenían más del doble de entradas permitidas para el evento.

Precisamente, al respecto del control que ejercía Madridec sobre la venta de entradas ha dicho que "a priori no realizaban ningún control", aunque más tarde ha querido matizar esta afirmación diciendo que sí comprobaban "de manera verbal" cómo iba la venta de entrada antes del evento. La exdirectora de operaciones, que fue destituida poco después de este episodio, ha relatado al tribunal que era habitual que hubiera una reunión de seguridad previa a cada evento, aunque no la hubo en este caso.

NO TENÍA INSTRUCCIONES PARA USAR EL PABELLÓN SATÉTITE

La exdirectora de Operaciones de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) María Cabeza de Quiros ha manifestado que el promotor de la fiesta mortal, Miguel Angel Flores, no tenía autorización para usar el pabellón satélite dado que no estaba contratado. Pese a ello, la Policía Judicial halló en este espacio anexo al pabellón Madrid Arena las urnas que contenían las entradas del evento y que posteriormente se contaron por los investigadores, arrojando una cifra de más de 23.000 frente a un aforo de 10.620. Según las pesquisas, Flores ocultó las cajas.

Cabeza de Quiros, destituida días después a la tragedia, ha comparecido para explicar las funciones que tuvo su departamento en el evento 'Thriller Music Park', en el que se encargaron de la viabilidad del proyecto. Ninguna de las partes le ha preguntado sobre un posible trato de favor al empresario en el contrato, algo que negó ante el juez Eduardo López Palop.

En su declaración, ha reconocido que si hubiera conocido los cambios que se realizaron sobre los planos hubiera parado el evento, indicando que en aquella época se ausentaba alguna vez por un tema personal debiéndola avisar solo de incidencias. "Pregunté sobre por qué había esas disfunciones y dijeron que no afectaba. Si lo hubiera sabido se hubiera parado", ha aseverado en alusión a los cambios que se hicieron en los planos iniciales agregando el túnel del terror, varias barras de bar y la mesa de sonido. Todo esto redujo el espacio para el aforo en el interior.

A preguntas sobre si controlaban la venta de entradas, ha respondido que Operaciones no realizaba ningún control ya que correspondía al departamento comercial y era algo "verbal". "A priori ningún control. A posteriori, sí", ha dicho, apuntando que desconocía que Flores pusiera a la venta más de 17.500 entradas.

Además, ha especificado que el aforo máximo de los eventos en este pabellón depende del montaje y de la tipología, llegando a haber dado un máximo de 12.000 en algún evento. Y ha indicado que como tal no había un espacio dotado para una enfermería, algo que debía de aportar el cliente porque la Delegación de Gobierno --en la visita previa a la fiesta-- no daba autorización de apertura de puertas si no había un espacio médico constituido.

"No hay un local dotado para la enfermería", ha señalado, apuntando que no había una normativa sobre lo que tenía que haber en este espacio médico. "Solo cedíamos un local para ello", ha agregado.