El control de la columna de humo, objetivo en el incendio de Seseña

Los vecinos de El Quiñón pueden volver a sus casas

Siguen extinguiendo el fuego en los neumáticos de Seseña, pero baja la alerta

Se espera poder extinguirlo en unos 3 o 4 días

madrid

| 14.05.2016 - 10:02 h
REDACCIÓN

La extinción del incendio de neumáticos en Seseña (Toledo) continúa aunque la gravedad de la alerta ha bajado y se ha levantado la orden de evacuación de los habitantes de la urbanización El Quiñón, pese a lo cual los pocos vecinos que han vuelto a su casa lo han hecho para recoger ropa y volver a irse.

Mañana, domingo, es fiesta local en Seseña, que se ha pasado al lunes, con lo que hasta el martes no habrá colegio ni actividad laboral habitual en el municipio, lo que da más tiempo a recuperar la normalidad en la zona, ha explicado a Efe el alcalde, Carlos Velázquez.

"El incendio va de maravilla, y lo digo así quizá porque nos habíamos puesto en lo peor", asegura, aliviado, el alcalde, que hoy ha podido entrar en la zona de los neumáticos y ha comprobado que se han "salvado" un 30 por ciento de las ruedas acumuladas gracias a los dos cortafuegos que se realizaron ayer.

Ha añadido que si a media tarde de ayer "parecía que no se iban a poder contener las llamas, ha cambiado la situación y ojalá que siga igual".

Hoy a las 09.20 horas el Gobierno de Castilla-La Mancha ha reducido la gravedad del incendio del nivel 2 al 1, y también por la mañana la Comunidad de Madrid ha rebajado a 0 su nivel de alerta y ha retirado el puesto de mando que tenía en la zona.

La nube de humo sigue, pero ya no se ve desde otros municipios de la comarca, y es más blanco y menos dañino para la población que el que se veía ayer, según el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina.

Además, la evacuación ordenada ayer no fue tan numerosa como en principio se había previsto y solo requirieron alojamiento durante la noche 60 vecinos de El Quiñón (18 menores y 42 adultos), de los que 52 fueron alojados en el polideportivo de Seseña Viejo.

La Guardia Civil ha establecido, no obstante, un dispositivo de vigilancia en El Quiñón para evitar robos en las viviendas durante el tiempo que están desalojadas, según ha explicado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio.

También esta mañana el Rey ha conversado por teléfono con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para conocer la última hora del incendio de Seseña e interesarse por los vecinos, y el presidente autonómico ha trasladado al monarca el correcto funcionamiento de los protocolos de emergencia.

En la urbanización El Quiñón el panorama es de supermercados cerrados, bares con las persianas bajadas y calles sin coches aparcados y casi sin gente por las aceras.

Los pocos vecinos a los que se ha visto en la urbanización han acudido a recoger ropa para pasar otra noche fuera de casa, y el comentario generalizado de todos es que "se venía venir" esta catástrofe en un cementerio que acumulaba 5 millones de ruedas.

En el ámbito político han surgido las primeras diferencias entre el PSOE y el PP después de que el expresidente de Castilla-La Mancha José María Barreda (PSOE) haya dicho que durante su mandato prohibieron y clausuraron el almacén "ilegal" de neumáticos de Seseña, pero después, con "otra presidenta" -en referencia a María Dolores de Cospedal-, "no se hizo nada".

La portavoz del PP de Castilla-La Mancha, Carmen Riolobos, le ha respondido acusándoles a él y a García-Page de "cínicos, mentirosos e irresponsables" y asegurando que durante el gobierno de Cospedal "se eliminaron 7.000 toneladas de neumáticos y se pusieron en marcha todas las propuestas para la solución y eliminación definitiva de este vertedero de neumáticos".

Por su parte, el consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha lamentado la "pasividad" en los últimos 15 años en el cementerio ilegal de neumáticos que arde desde ayer en Seseña y ha puesto en valor el trabajo del Ejecutivo de Cristina Cifuentes para dar solución al problema "desde el día uno".

En la zona se mantienen efectivos de Geacam, agentes medioambientales, bomberos del Consorcio Provincial de la Diputación de Toledo y dos dotaciones de la Comunidad de Madrid y están activados los servicios sanitarios, de Cruz Roja, Policía Local y Guardia Civil.

25 EFECTIVOS TRABAJANDO

En estos momentos, según ha detallado, hay 25 bomberos trabajando en la extinción de las llamas, 14 de ellos de Castilla-La Mancha y otros 11 de la Comunidad de Madrid, con un camión cisterna nodriza y varias autobomcas.

Se está estudiando la posibilidad de que vengan otros medios aéreos, "pero se tiene la total confianza de que el fuego está totalmente controlado" en una superficie cercana al 70 por ciento del total de la parcela que alberga cerca de 5 millones de neumáticos.