El Gregorio Marañón pionero en la ablación por radiofrecuencia para nódulos tiroideos

madrid

| 26.05.2015 - 13:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid ha sido el primer centro de España que ofrece la ablación por radiofrecuencia para el tratamiento de los nódulos tiroideos que, sin ser cancerígenos, presentan síntomas como molestias al tragar, respirar, cambios en la voz, molestias locales y gran tamaño visible. También para aquellos que funcionan en exceso, lo que supone mayor riesgo de osteoporosis y arritmias.

El Hospital Gregorio Marañón ya ha incluido esta técnica en la práctica clínica, siendo el tercero del mundo en aplicarla, después de Corea del Sur e Italia. Se realiza con anestesia local, de forma ambulatoria y en una sola sesión, y todos los pacientes del hospital madrileño han evolucionado de forma "muy favorable".

De hecho, los pacientes experimentan entre los cuatro y doce meses una reducción de hasta el 95 por ciento del tamaño del nódulo, desaparece la totalidad de sintomatología y permanecen eutiroideos, es decir, con las funciones normales de la tiroides.

EVITA LA CIRUGIA Y AHORRA COSTES

Esta técnica ofrece múltiples ventajas ya que evita la cirugía y por tanto los posibles problemas derivados de la misma; permite no extirpar el tiroides, por lo que no afecta a sus funciones; y hace que el proceso de recuperación sea "mucho más rápido" ya que los pacientes pueden hacer vida normal tras la ablación.

Además, sus efectos son perceptibles en poco tiempo, porque en el primer mes el tamaño del nódulo se reduce en un 50 por ciento. Y es que, alrededor del 50 por ciento de la población de más de 50 años padece nódulos tiroideos. Asimismo, en España se estima que anualmente se desarrollan 46.000 nuevos casos.

Para este tipo de nódulos la ablación se presenta como un método alternativo a la cirugía que evita la anestesia general, la hospitalización, y las posibles complicaciones postquirúrgicas que pueden afectar a un 10 por ciento de las intervenciones.

Es también una salida para los pacientes con alto riesgo quirúrgico o para los que no desean someterse a una operación y, además, reduce considerablemente los costes.