El Gobierno da marcha atrás y no permitirá que el Ayuntamiento asuma la deuda de la M30

madrid

| 02.12.2010 - 14:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El gobierno de Zapatero da marcha atrás y no permitirá que el ayuntamiento asuma la deuda de la M30, una operacion con la que madrid esperaba ahorrar 100 millones de euros al año.

El Ministerio de Hacienda le ha puesto al ayuntamiento nuevas condiciones que, según el alcalde, son imposibles de cumplir.

Así, el el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha confesado "pesimista" sobre las posibilidades de que la operación para subrogar la deuda de Madrid Calle 30 en la unidad central del Ayuntamiento salga adelante ya que aunque las negociaciones con el Ministerio de Economía siguen adelante, el primer edil teme que el Gobierno central intente "dar marcha atrás".

"El proceso no está cerrado, pero tenemos la impresión de que, en contra de lo que me manifestó el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, en la reunión en La Moncloa, parece que ahora el Ministerio quiere dar marcha atrás y ni siquiera esa pequeña parte de todo lo solicitado para los ayuntamientos va a ser autorizado", ha explicado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.

Así, ha indicado que el Ejecutivo central "ha puesto unas condiciones encima de la mesa nuevas y distintas" de las manifestadas por Zapatero en un primer momento, condiciones que "sencillamente hacen inviable la operación", al "exigir una serie de condiciones que dependen directamente de los bancos".

"Fundamentalmente, exigen una serie de condiciones que no dependen ni del Gobierno ni de nosotros, sino directamente de los bancos. Lo que no se puede pretender es introducir condiciones que obligarían a un tercero sin que éste tenga por qué asumirlas", ha añadido, sin precisar más los términos de la negociación.

Aunque Gallardón ha insistido en que las negociaciones siguen abiertas y en marcha, la realidad es que "en estos momentos" él es "pesimista. "Lo hemos argumentado, hemos recordado el compromiso del presidente, pero es evidente que la última palabra administrativa la tiene el Ministerio. A ver si podemos convencerles y no se produce una marcha atrás sobre el compromiso de Zapatero", ha zanjado el regidor.