El fiscal de Madrid asegura que ha habido "tolerancia mal entendida" con el 15-M

Arremete contra el moviemiento 15-M por ignorar los valores democráticos

Ningún derecho es absoluto y todos tienen límites. El primero el respeto a los derechos de los demás.

madrid

| 27.09.2011 - 13:42 h
REDACCIÓN

Apertura del nuevo año judicial en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Un acto presidido por Esperanza Aguirre y la consejera de justicia Regina Plañiol. En sus discursos, los magistrados han incidido en que la justicia, tampoco es ajena a la crisis. Lo aseguraba Manuel Moix, el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid, que ha arremetido contra el Movimiento 15-M al considerar que con sus protestas ignoran los valores democráticos.

El fiscal superior de la Comunidad de Madrid, Manuel Moix, arremetía contra el Movimiento 15M al considerar que con sus protestas se está ignorando el principio primordial de convivencia democrática, y ha dicho que son las instituciones las que deben erradicar esos comportamientos.

Moix se ha referido al 15M, sin nombrarlo explícitamente, durante su mensaje en la apertura del Año Judicial 2012 de la Comunidad de Madrid, donde ha explicado que "son las instituciones las que tienen encomendada la función de erradicar todo actuar que vulnere las normas constitucionales que rigen las relaciones entre los españoles".

Para el fiscal de Madrid, conductas como la masiva ocupación ilegal de las vías públicas, obstaculizar parlamentos autonómicos o corporaciones locales, democráticamente elegidos por los ciudadanos, o impedir ejecutar resoluciones judiciales firmes, "deslegitiman a los que así actúan y con ello exteriorizan su ignorancia sobre los valores que deben inspirar la convivencia democrática". "Ningún derecho", ni siquiera los derechos reconocidos como fundamentales, es "absoluto", ha afirmado Moix, tras lo que ha aseverado que todos los derechos tienen sus límites, y el primero es el respeto a los derechos de los demás.

TOLERANCIA MAL ENTENDIDA

Al finalizar el acto, Moix ha matizado que ha expuesto una situación que se ha producido recientemente y que, según él, la gente no debe de ver como "una normalidad en la convivencia, sino como algo anormal".

Ha precisado que incumplir una decisión judicial puede ser un delito de desobediencia a la autoridad judicial, como también es un delito ocupar ilegalmente una vía pública "porque quiero, por mi voluntad". "Ha habido una tolerancia mal entendida", ya que nunca se puede simpatizar con los infractores porque el que infringe la ley lleva la consiguiente corrección, ha opinado.

En presencia del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, el fiscal ha resaltado que un proceder institucional que se pueda interpretar como "pasividad", "tolerancia" e incluso "simpatía con los infractores", trasluciría "debilidad" y "desconfianza".

Por su parte, Carrión ha señalado al concluir el acto que no ha entendido las palabras de Moix como una crítica a su gestión frente a las protestas del Movimiento 15M, ya que está "de acuerdo completamente con él".

Carrión ha añadido que la Delegación del Gobierno ha cumplido en todo momento con la ley, y que cuando no se ha cumplido la Policía ha identificado a los infractores y ha detenido a las personas que han vulnerado la ley.

Preguntada sobre las numerosas peticiones de dimisión que se le han hecho llegar desde la oposición y sindicatos policiales por su gestión, la delegada ha reconocido que ha habido "algún consejero y alguna consejera" que lo han solicitado, pero que ella no entra a opinar al respecto. "Tengo por costumbre no pedir la dimisión de nadie aún cuando mi forma de ver las cosas a veces no coincide con la que tienen otros cargos de la Comunidad", ha añadido.